jueves, 8 de diciembre de 2011

Antimadridismo sportinguista

Cristino, objeto de las iras sportinguistas



Comento en Casa Ávila a cuenta de éste párrafo:

El Real Madrid no tuvo buen recibiendo cuando llegó el sábado pasado a El Molinón. Todo hay que decirlo, los agentes de la Policía Nacional se las vieron y se las desearon para proteger el autobús -siempre pensé que en la villa después de sportinguistas eran madridistas-. La hinchada gritaba “el portugués, hijo de… es” y no por Mouriño sino por el ídolo de sus iras,Cristiano Ronaldo, cuya chulería dentro y fuera del campo tanto daño está haciendo a la imagen del equipo de la capital de España 

 Yo, querido Ávila, siempre he sido del Madrid. De pequeñín cuando me preguntaba algún amigo de mi abuelo y confesaba convencido mis amores madridistas, siempre había alguno que me decía: “pero hay que ser de los equipos de casa (por el Oviedo y el Sporting)”.Y yo,con cartesiana lógica infantil, contestaba “bueno soy del Unión (Popular de Langreo) y del Madrid”. La cosa estaba clara,siendo felguerino el equipo de casa era el Unión Popular (en el que hacen y deshacen, más bien deshacen, la familia Cadenas lo que les da la gana)Pero si tenía que ser de un equipo de primera, que fuese ganador; que fuese Mi Madrid. Así todos estos años sufriendo y gozando con la merengada.
Tengo que reconocer que alguna simpatía me despertó el sportinguismo, pero se me fue apagando estos años al contemplar que bajo la camiseta colchonera late un antimadridismo feroz. Lo comentaba el otro día yo en Casa Pablo, en su tasca de la carretera general, cuando él, merengón también, decía: “éstos, señalando a la barra(que dirían los argentinos)sportinguista que ocupaba el local, antimadridistas todos cuando no del Barça”. No los trago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario