jueves, 6 de diciembre de 2012

Y Felipe trajo la progresía



Sin preparación académica, sin experiencia laboral, sin haber superado filtro alguno, sin más convicción ideológica que el hambre de poder, sin creerse su suerte, el 28 de octubre de 1982 aquella alegre troupe se iba a encontrar con un país entero rendido sus pies. Ellos, que nada tenían que ver con la izquierda pata negra, la del auténtico pedigrí antifranquista, ya por entonces en vías de extinción.


Y es que, en realidad, el PSOE había surgido de la progresía, no de la izquierda. Eran los progres, palabro del que tanto gusta ahora la derecha juvenil y que, por cierto, se inventó un columnista de El País, Juan Cueto, durante una noche de copas en el difunto Bocaccio de la igualmente difunta Barcelona. La progresía y la izquierda, dos mundos que, en origen, no tenían nada que ver entre sí. A fin de cuentas, la izquierda –aún– era una ética. En cambio, la progresía, igual entonces que ahora, nunca pasó de ser una estética


Con ellos llegarían los cafelitos del hermano de mi henmano y todo lo demás. También el aluvión que acudió al rico olor de una vida fácil a la sombra del Presupuesto, una clase dirigente improvisada para la que fuera del partido no existía nada. Y detrás tampoco. El vivero del que había de surgir Zetapé.rebajada a prosaica mercadotecnia orientada a comercializar una marca gracias a estímulos emocionales básicos. La nada, el puro humo elevado al poder. De rodillas deberían pedir perdón.

Pepe García Domínguez en una columna en LibertadDigital

Mesa de Redacción de AptsFelguerinos

sábado, 1 de diciembre de 2012

Chesterton desde las almenas de Ávila

Almenas abulenses



G.K. Chesterton, brutalmente orondo, pasea su espíritu por las almenas abulenses



«Periodismo es decir "Lord Jones ha muerto" a gente que nunca ha sabido que Lord Jones estaba vivo».

G.K. Chesterton

Salvador Garriaga, un "Lord James" asturiano al que nadie conoce, dormita en el purgatorio del parlamento europeo
 y de vez en cuando tiene accidentes de motos. Gracias a la labor informativa, en el más puro
sentido chestertoniano, del periodista Luis José de Ávila, nos enteramos de quién es este señor que se supone nos representa.


Leo en El Confidencial que el eurodiputado asturiano Salvador Garriga ha sufrido un accidente de moto en Pozuelo de Alarcón, en el mismo punto donde el ex vice alcalde de Madrid Manuel Cobo sufrió otro hace tiempo. Tuvo lugar en una curva peligrosa de la carretera de Castilla, en el desvío de Pozuelo a Majalahonda. Salvador Garriga, nacido en Gijón, se rompió la tibia que ya se había fracturado anteriormente en otro accidente de moto y se encuentra de momento en silla de ruedas a la espera de comenzar la rehabilitación. El accidente le obligará a estar de baja de sus obligaciones en el parlamento europeo, uniéndose la misma a la de su compañero Mayor Oreja también de baja tras romperse el talón rotuliano en una caída en el aeropuerto de Charles de Gaulle de París. Salvador Garriga es un político veterano de la derecha española, del círculo duro del PP nacional, y que con discreción mantiene permanente contacto político con los suyos en Asturias. No se deja ver mucho pero está al tanto de todo lo que sucede en el Principado. En algún momento estuvo tentado en hacer un desembarco político en su tierra pero al final optó por mantener su sillón en el parlamento europeo a cuya comisión de presupuestos pertenece. Pues a mejorarse, señoría.

 Luis José de Ávila en su blog


Mesa de redacción de AptsFelguerinos