domingo, 28 de abril de 2013

La debilidad de los políticos

Álvarez Cascos y sus debilidades

Este post tendría que haberse iniciado con la transcripción de una larga conversación que sostuve con un político de La Psoe, de los que están metidos en ciertas alturas del partido y aún me hablan, como introducción a un texto -citado más abajo- que he sacado del libro de Pedro j Ramírez "Amarga Victoria". Cuando releí el word en la que estaba escrita la conversación, me pareció crudísima y demasiado evidente. Decidí eliminarla. Puede que cuando pase un tiempo la publique en MasqApts enlazándola a este editorial, tal vez entonces el texto tenga otro matiz.  Pero en este editorial de hoy voy a ensayar  la técnica de nuestro MdR -que tanto nos gusta y tan buenos resultados nos da- colocando los enlaces de las noticias que tratan de los sobresueldos cobrados por Cascos, y al final, bajo el texto, cómo si estuviésemos en un comentario de texto de una prueba de la selectividad, dejaré un cuestionario -que como todo buen cuestionario tiene las respuestas inducidas- para que el lector pueda crearse libremente (tengan en cuenta que en Apts no creemos en la libertad) una opinión.






Paco Cascos ya se sabía el camino.
La imprudencia política, ¿la falta de talento?, llevó a Cascos a comentar asuntos personalesen una reunión privada en el despacho de Pedro J Ramírez.
Como era lógico, años después, el zorro del periodismo español la desveló en un libro dejando enmuy mal lugar al que fuese Vicepresidente del Gobierno de España en el aznarato.

Hacía unos meses lo había hecho entrar por esa misma "puerta trasera" cuando vino a mi despacho acuciado por una sunto personal urgente. Ante mi estupefacción- le recibí, claro está, la misma tarde que me  pidió verme- me explicó que se había separado de la madre de sus hijos porque había encontrado a la mujer de su vida, una chica estupenda llamada Cristina que trabajaba de relaciones públicas en una central nuclear, y que estaba visitando a los periodistas con los que tenía buena relación para que la noticia no nos pillara de sorpresa y para que la trataramos de manera menos escandalosa posible.
Cascos con el "presi", que lo sabía todo,  y Rajoy disfrutando del amargo sabor de la vitoria.

- El presidente del partido lo sabe y me está ayudando mucho. Fue una conversación surrealista.

Al lado del huracán Gema

 Nunca me ha gustado mezclar los asuntos personales con la vida pública. A Cascos se le veía apurado por cómo encajaría la historia el entorno más conservador del PP. Con toda su fama de ogro abominable a cuestas, ahí estaba, viniendo a mi despacho con su loden verde para decirme que se había eneamorado.Era el rostro humano del político más fajador del hemiciclo. Desde ese día mejoró mucho mi opinión personal sobre él. detrás del duro ariete del PP, latía un corazón de sentimientos frágiles e impetuosos.Tratando de hacer más cómodo el lance le pregunté, con apariencia de complicidada, si vivía con ella. Medijo que aún no, pero que lo haría pronto. Entonces le gasté la broma de que en realidad había venido a fardar de su último ligue. No le hizo ni pizca de gracia, pero lo cierto es que a la tal Cristina* se la llevó pronto por delante un cálido e inteligente huracán llamado Genma.
*Si me refiero al episodio es porque la relación adquirió carta de naturaleza pública y de hecho fue la acompañante del secretario general del PP en la fiesta del V Aniversario de El Mundo y otros actos similares.

Texto del libro: Amarga Victoria, pags. 26 y 27 Autor: Pedro J Ramírez.
Nos cuestionamos:

-La gestión que lleva a Cascos a mantener una discreta reunión en el despacho de la redacción de Pedro J. Ramírez, ¿es de carácter privada o pública?
- ¿Por qué razón Pedro J. Ramírez recibió a Álvarez Cascos en su despacho para tratar un asunto  privado de este último, por la estrecha amistad que les une o a causa del cargo que ocupaba Cascos en el organigrama del PP?
- Al pedir Álvarez Cascos un favor de carácter personal a un relevante director de periódicos ¿no se está exponiendo él y su partido a ser objeto de presiones por parte de dicho director de periódicos que defiende intereses privados?
-En una parte del texto leemos esto "estaba visitando a los periodistas con los que tenía buena relación para que la noticia no nos pillara de sorpresa y para que la trataramos de manera menos escandalosa posible." ¿no es una actitud completamente irresponsable, además de mostrar la poca inteligencia y la falta de prudencia política, el que Cascos vaya informando de sus intimidades a periodistas de diversos medios, por muy cercanos a su causa que los entienda?
-¿Puede ser un buen líder alguien que es incapaz de tener bajo control su vida privada, incapaz de controlar sus devaneos, y utilizar los resortes que le da su posición pública para resolver asuntos privados de este jaez colocándolo en una manifiesta posición de debilidad ante otros poderes de la sociedad?
-¿A qué otras poderes se encomendó Cascos para resolver sus problemas personales?¿ A quién pidió favores acuciado por su vida "privada" que acabarían comprometiéndolo en la "pública"?



- Tomamos a Cascos no como individuo, sino como representante de un estamento: nuestra clase política ¿Un país gobernado por un estamento político así, puede ser verdaderamente libre? ¿ Somos mejores nosotros que ellos? ¿En realidad no nos merecemos a este estamento político al ser espejo del pueblo corrupto al que gobiernan? ¿Para ser un país verdaderamente libre no habría que empezar por nostros mismos?
-Llevemos el caso nuestro máximos dirigentes ¿Cómo se van a enfrentar a nuestros enemigos europeos si  sus debilidades los hacen tan corruptibles?


Fdez de la Felguera, Editor de AptsFelguerinos

No hay comentarios:

Publicar un comentario