domingo, 19 de mayo de 2013

Aún hay jueces en Berlín.... y en Madrid

Ese careto es el perfecto reflejo del alma, ni siquiera vil; un lacayo





Es gibt noch Richter in Berlin! Esa es la frase que pronunció el humilde molinero al que el Rey de Prusia Federico II, el Grande, mandó demoler su molino porque afeaba las vistas de su flamante palacio de Postdam. Habiendo recurrido el molinero a la justicia, los jueces fallaron en su favor y ordenaron la reconstrucción del molino y la indemnización a su propietario. Contra la creencia general de que se negaría a cumplir la sentencia, el rey la aceptó, no sin antes exclamar: "Veo, con alborozo, que todavía hay jueces en Berlín".

Carlos Suárez Mira en El Faro de Vigo

Mesa de redacción de AptsFelguerinos

No hay comentarios:

Publicar un comentario