martes, 21 de mayo de 2013

Spain revisited: ¿dónde está la puta clase media que dejó el viejo?

Franco y Eisenhower

“Fui a ver a Nixon y me dijo que estaba muy preocupado con la situación en España. ― “Quiero que vayas y hables con Franco sobre lo que acontecerá después de él.” Yo le dije: ― “Señor presidente, éste es un asunto del que no se habla en España desde hace cuarenta años” ― “Él comprenderá, vaya usted”, dijo. Fui. Toda la noche en el avión pensaba cómo se lo iba a preguntar. Me recibió en El Pardo con el ministro López Bravo. Franco estaba de pie, le di una carta de Nixon en la que le pedía que hablara francamente conmigo. Yo había estado en Madrid con Eisenhower y Franco me conocía. ― “Su presidente quiere que le hable francamente, de qué?” 

Vernon Walters
Yo le dije: - “Mi general, por un accidente de la historia, el Presidente de los Estados Unidos tiene mucha responsabilidad en varias partes del mundo. El está muy preocupado por la situación en el Mediterráneo Occidental, tiene mucho interés y respeto por su opinión y quiere saber como ve usted los acontecimientos futuros en el Mediterráneo Occidental” El me dijo: ― “Lo que realmente interesa a su Presidente es lo que acontecerá en España después de mi muerte, ¿no?” Le contesté: - “Mi general. si” ― “Siéntese, se lo voy a decir: yo he creado ciertas instituciones, aunque nadie piensa que funcionarán. Están equivocados: el Príncipe será Rey, porque no hay alternativa...” Yo le dije: -“Pero mi general, ¿cómo puede usted estar seguro?” ― “Porque yo voy a dejar algo que no encontré al asumir el gobierno de España hace cuarenta años”. Yo pensé que iba a decir “las Fuerzas Armadas”, pero él dijo: ― “La clase media española. Diga a su presidente que confíe en el buen sentido del pueblo español. No habrá otra guerra civil.” Dicho esto, se levantó, me dio la mano y ya había terminado la entrevista

Vernon Walters en ABC


La Transición española se diseñó en Langley (Virginia), junto al río Potomac, en la sede central de la CIA.
La fase final de esa compleja operación, que culmina con la restauración monárquica en la persona de 
Juan Carlos I de Borbón, se comienza a fraguar en 1971 (Foto: Juan Carlos I y Richard Nixon)

Manuel Fernández Monzón es entonces un joven capitán que ha desarrollado la mayor parte de su incipiente carrera en los servicios de información, primero en Contrainteligencia y después en el SECED. A él le corresponde viajar a Washington, como enlace entre el organismo dirigido por el futuro golpista San Martín y los cerebros —norteamericanos, por supuesto— de la operación. En el propio Pentágono, Fernández Monzón es recibido por un coronel estadounidense. «Me puso frente a un gran mapa que tenían desplegado allí, lo señaló y me preguntó qué veía», recuerda el hoy general en la reserva. «Yo le contesté: "Un mapamundi".Y él insistió: «Pero ¿qué hay en el centro?». El mapamundi se puede desplegar de distintas formas, claro, y ellos lo habían hecho de modo que en el centro exacto quedaba la península Ibérica. Entonces le contesté: "En el centro está España".Y él, sonriente, remachó: «Pues por eso está usted aquí".» «No es verdad todo lo que se ha dicho de la Transición. Como eso de que el rey fue el motor. Ni Suárez ni él fueron motores de nada», continúa Fernández Monzón. «Sólo piezas importantes de un plan muy bien diseñado y concebido al otro lado del Atlántico, que se tradujo en una serie de líneas de acción, en unas operaciones que desembocaron en la Transición. Todo estuvo diseñado por la secretaría de Estado y la CIA, y ejecutado, en gran parte, por el SECED, con el conocimiento de Franco, de Carrero Blanco y de pocos más.

Alfonso Granados La CIA en España


Clinton jugando a Vernon Walters: "Majestad ¿esto se nos está yendo de las manos?




Mesa de Redacción de AptsFelguerinos

No hay comentarios:

Publicar un comentario