sábado, 29 de junio de 2013

Materialist Family

el Socialmaterialismo entiende que familia,  en el siglo XXI, se dice de muchas maneras



La enciclopedia materialista Symploké, en Internet, define familia como "Grupo de individuos, parientes o aliados, que viven juntos en la misma casa. Así, puede haber distintos tipos de familias, según sean monogámicas, poligámicas, poliándricas, &c."


la familia "tradicional"criptocatólica que defiende el "buenismo" es una reliquia histórica.
La institución ha evolucionado y los socialmaterialistas lo aceptamos

Incluso reconociendo que el matrimonio homosexual pueda llamarse unión civil (pudiendo también llamarse así la unión de una pareja heterosexual mediante ceremonias laicas), realmente el Gobierno de Zapatero no dio un golpe mortal a la institución familiar. Familia se dice de muchas maneras, como reconoce la enciclopedia Symploké. Igual que democracia, socialismo, materialismo, dios, etc. En todo caso, una sociedad política occidental, cuyo núcleo comunitario básico es la pareja y, partiendo de ella, la familia (pudiendo ser familia la familia monoparental con hijo único), al fomentar la igualdad formal entre matrimonios heterosexuales y parejas del mismo sexo, sin duda, fomenta, protege y recupera la institución familiar como base de la sociedad política occidental frente a uno de los grandes enemigos de la misma: el individualismo, implícita y explícitamente fomentado por la reinante ideología liberal, de izquierdas y de derecha.


lo que permanece es el concepto de "Familia"....


Al no haber ley natural, el matrimonio solo puede entenderse como una institución, como un producto cultural, necesario sin duda. El matrimonio monógamo es una institución sin la que no puede entenderse eso que se llama "Occidente". Pero el matrimonio no es solo "una pareja que se quiere". Es una institución necesaria para la recurrencia microeconómica y macroeconómica (económico-política) de las sociedades políticas, en tanto las herencias, los dineros, los bienes compartidos o la transmisión cultural de tradiciones y costumbres de los pueblos tienen en el matrimonio y en la familia su primer baluarte o nódulo reconocible y necesario. ¿Por qué negar ese derecho, basándonos en peregrinos argumentos sobre "leyes naturales" a que parejas homosexuales y familias homoparentales en Occidente puedan participar en la preservación del legado de esas mismas tradiciones y costumbres? ¿Acaso ponen en peligro, como muchos dicen, la continuación de ese mismo legado, esgrimiendo el argumento de la pendiente resbaladiza según el cual se empieza legalizando matrimonios homosexuales y se acaba defendiendo la pederastia, la coprofilia, el bestialismo y así, acabaremos todos islamizados porque son poligínicos y nos devorarán? Desde una posición materialista, toda institución que no conlleve un mal intrínseco sexual (ético y moral), y que permita la preservación de la fortaleza de los sujetos operatorios en su integridad física-psicológica, sean heterosexuales o homosexuales, ha de ser vista como positiva, en tanto que permite, además, la preservación y recurrencia de esos sujetos y de la sociedad política en la que viven. Los comportamientos sexuales que conlleven un mal intrínseco deberán ser repudiados y vilipendiados por todo materialista que se precie, y por toda persona normal pues, además esos comportamientos atentan contra la familia como unidad social, cosa que el matrimonio homosexual no.

Santiago Armesilla en su Blog





Mesa de Redacción de AptsFelguerinos

No hay comentarios:

Publicar un comentario