lunes, 10 de junio de 2013

Sofía, anyway you want it: de la barra bajó y a los palacios subió

Sofía en la boda de su enemiga Magdalena

Hola: El príncipe Carlos Felipe y Sofía Hellqvist, dos enamorados 'separados' por las circunstancias

Sofía Hellqvist


Vanitatis: Sofía Hellqvist, una stripper en la Corte sueca

Su intento de dulcificar su imagen colaborando con asociaciones benéficas y algunas ONG’s del país y retomando sus estudios no ha servido para granjearse la simpatía de su cuñada Magdalena de Suecia. Tanto es así, que el año pasado y durante su 30 cumpleaños, la hija pequeña de Carlos Gustavo y Silvia de Suecia no invitó a Sofía Hellqvist a la celebración para evitar, sobre todo, que los testigos invitados al Palacio de Drottningholm, residencia de la Familia Real, fueran testigos de la tensa relación entre ellas.


Más cercano en el tiempo, en el mes de febrero, los desplantes de Magdalena no sólo continuaron, sino llegaron a acrecentarse. Con la fecha de la boda muy cerca, dejó en suspensión la invitación a Sofia, algo que, como era de esperar, no sentó nada bien al príncipe Carlos Felipe. “O viene Sofia o yo no soy el padrino”, fue el ultimátum que dio a su hermana. Juntos desde hace más de dos años, los rumores de que ella estaría manteniendo esta relación con el único varón de los reyes de Suecia para ganar fama, no han dinamitado su noviazgo.





Mesa de Redacción de AptsFelguerinos

No hay comentarios:

Publicar un comentario