sábado, 27 de julio de 2013

Madrid DF

la canción " Todos los paletos fuera de Madrid" formaba parte de las acciones dirigidas a superar el madrileñismo, tanto en su versión macarra como pija, de los 1960s, dando paso un nuevo supuesto Volksgeist pretendidamente mestizo, superador por tanto del resto de 16 neopaletismos que traía la Constitución. Recuerdo perfectamente cómo se festejaban la ventas de La Luna de Madrid en provincias.

La Movida (LM q dice PPCC) una de las erramientas para insertar  a España en las democracias de mercado pletórico regidas por el Capitalismo Popular


La Movida era madrileña.

Ya se había producido la ruptura punk.

Ya había madurado el arte conceptual.

Llegaba el chocolate y el caballo, y lo macarra se apoderaba de la escena.

Se follaba mucho y bien, o sea, con amor [no existía la guarrería esta que se oye hoy de "hacer sexo"].

La iglesia era roja [cfr. los kikos].

Todavía no hacía falta ganar tanto dinero [eso empezó a mediados de los 1980s].

El provincianismo [al que pertenecía la frase pijo-festiva "Madrid está llena de paletos"] había dado paso al neoprovincianismo de las regiones y los separatistas vascos mataban día sí día no.
ETA ese monstruo...

Surgía de la nada un nuevo sector público administrativo, al que pertenecía la reluciente Comunidad Autónoma de Madrid.

El rojerío ya no era clandestino y el convencionalismo que exigía la "democracia formal burguesa" quitaba todo morbo a militar en el PCE.

Los sesentaiochistas, ya casados, con niños pequeños, buenos empleos y protegidos con los derechos sociales del franquismo [p.e., LAU-1964, limitación de la contratación laboral temporal, etc.], tenían la opción real de jubilar anticipadamente a la generación anterior tardofranquista.

No había SIDA. Mejor dicho, estaba incubándose.

Lo más ya no era el París existencialista sino el Londres pospunk y el Nueva York de Studio 54.

No había represión policial. La antigua Ley de Vagos y Maleantes, que ya había cambiado de nombre hacía ya tiempo por el de Ley sobre Peligrosidad y Rehabilitación social, fue derogada parcialmente.

Desde las filas de LM hubo que avisar a la gente de que, en efecto, fumar porros no estaba penado, pero ¡la adquisición del chocolate sí era un acto de tráfico punible!

Fracasaban sistemáticamente los intentos de sublimación de lo local-pichi [cfr. el intento de resurrección de la verbena de Las Vistillas]. Es decir, no sólo no se ambicionaba un espíritu regional a imagen y semejanza del resto de 16 neoprovincias, sino que se ridiculizaba tal posibilidad.

Surgió el mestizaje y la posmodernidad [este último concepto por influencia de los recién licenciados en Arquitectura que militaban en LM] como señas identitarias superadoras del neopaletismo que venía de las estridentes CCAA, que estaban elevando a categoría universal las folkloradas que la Feria del Campo del franquismo de los 1950s.
el provincianismo sustantificado. La locura de la democracia esapñola, querer hacer de un baile regional una seña de identidad

El barrio-núcleo organizador de LM fue el de los aledaños del Estadio Bernabéu a ambos lados de La Castellana.

Las grandes fiestas de LM fueron en el Hotel Palace.

Mientras los cachorros de LM se movían, su hermanos mayores, los nacidos entre 1940 y 1955, se aprestaban para asaltar el poder en todas sus áreas.

Hubo traidores de LM que se apuntaron al PP y, sobre todo, al PSOE, por los garbanzos.

La puntilla de los partícipes de LM fue el Capitalismo Popular, con el que todo dios pasaba a ser "himbersor" y la palabra de "loh miyonarioh" la única a tenerse en cuenta. Las drogas y el SIDA hicieron el resto.
Madrid DF, el nuevo Madrid. En el fondo, la culpable de todo. Nosotros somos seguidores críticos de PPCC
(no hay que hacerle mucho caso, al fin y al cabo es propaganda internetera)

Sin embargo, LM sí triunfó espiritualmente y Madrid-Región ha quedado como la superprovinciota desprovinciotizada medio afrancesada medio angloamericanizada, con un Volksgeist mestizo con reservas [cfr. el No-Islam, a diferencia de los Països Catalans y Andalucía, p.e.] y una aplastante superioridad moral sobre el resto de España enmierdado por el nacionalismo étnico-cultural más retrógrado y sus dictadurcitas de proximidad.

"Todos los neopaletos fuera de Madrid. ¡Hala Madrid!".

Pistófilos Creditófagos (PPCC) en Bichos 


Mesa de Redacción de AptsFelguerinos

No hay comentarios:

Publicar un comentario