viernes, 2 de agosto de 2013

Editorial: El pato cojo/ Humpty Caunedo/ La momia Villa

Fdez de la Felguera

Un enorme pato cojo

El pato cojo o lame duck: 

Rótulo acuñado en Estados Unidos para denominar los actos y las palabras del presidente de la República en los últimos tiempos de su segunda mandato, cuando ya no necesita fijar su política de cara a la reelección. Es el momento en el que los presidentes se dedican a hacer y decir cosas extemporáneas, extrañas o estrambóticas; en definitiva, ese tipo de palabras o actuaciones capaces de sonrojar incluso a los propios seguidores.
Jorge Vilches en Libertad Digital


El apelativo ‘pato cojo’ se le atribuye generalmente al presidente de un gobierno que se encuentra en la última fase de su mandato, sin posibilidades de repetir. De origen anglosajón, el término (en inglés, lame duck) proviene a su vez de una enfermedad que padecían algunas aves salvajes denominada astraxafisis, caracterizada por ser una grave dolencia en las extremidades. Esta patología, ya de por sí dolorosa, afecta de tal modo a los patos que les coloca a merced de los depredadores, ya que les impide la movilidad necesaria para subsistir. Es más, al parecer, la carne de pato cojo era muy apreciada por los cazadores, ya que la falta de movilidad mejoraba el sabor de la carne. En cualquier caso, en la actualidad se usa para calificar a un mandatario que, pese a seguir siéndolo de manera formal y oficial, carece de poder efectivo porque su final está cerca y no tiene probabilidades de seguir en el cargo a medio plazo bien porque ha perdido la confianza de la sociedad, la de su propio partido o la de sus socios. O todas, o varias de ellas, al mismo tiempo.
Kike Santarén en Deia

Estamos rodeados de patos cojos. El Reino de  España es un enorme pato cojo: el presidente es un pato cojo; el jefe de la oposición es un pato cojo; el partido que sostiene al gobierno es un pato cojo; el partido que hace oposición es un pato cojo; el Jefe del Estado es un viejo pato cojo con las caderas rotas. Nos vamos de vacaciones con la mosca tras la oreja, pensando que  a nuestro regreso nos encontraremos con la única pata sana del pato bien estirada. Todo tiene aire de provisionalidad. Y el espectáculo agosteño de unos políticos que han perdido la autoridad ante sus ciudadanos no hace más que confirmar esa sensación de "mañana Dios dirá". Da igual la batalla que cuenten.

Nos vamos de vacaciones, y cuando volvamos todos entonaremos esa frase tan futbolera de principios de temporada "estos no se comen el turrón". De momento agunatan. Claro, que eso es  hasta  que cante la gorda.



Humpty Caunedo reanima Oviedo

Cuenta esto Ávila: 
Se nota que el alcalde de Oviedo Agustín Iglesias Caunedo ha regresado de vacaciones. Veo las calles mas animadas aunque el buen tiempo, supongo, tiene también que ver con ello.

Luis José de Ávila en su blog

Agustín Caunedo comtempla a la noble Vetusta

Leemos la noticia  n´chigre y alguien dice "¡mira cómo se arrastra Ávila! Si la ciudad está llena, será porque los que antes se iban una quincena de vacaciones ahora van una semana ¡Tiene bemoles!" Me veo obligado a interpretar  a Ávila  para los menos avisados. Evidentemente es una malicia de nuestro admirado Ávila, con esa retranca suya tan asturiana, poniendo de relieve lo orondo del alacalde ovetense; desplaza tal volumen don Agustín, que nos recuerda a esa divertida figura infantil británica Humpty Dumty. Sí, Ávila, maliciosamente, ha bautizado al alcalde como Humtpy Caunedo. un Humpty que mira feliz a su ciudad...

La momia minera

Lo que hablas es el pasado que no vuelve y a la vista:no interesa. Ayer un policia-siempre amigo- de Oviedo le dijo al hermanu de Villa-caguenmimanto- en la cara.Cuando dsempolváis el muertu, la momia o algo asi.No le sentó muy bien a Hermógenes cuyo hermano José Ángel anda doliente.

Velino en casa Ávila



Ye la de mi madre... Aquí ya no hay respeto. Hace quince años no había cojones a soltar esa lindeza, por muy polícía que se fuese, en un bar asturiano (ni a escribila, mi buen Velino). Mucho menos al careto del hermanu del tigre. Pero, ay, esti tigre ya no ye el que era ¡O tempora,o mores! Ya nadie respeta al viejo titán de la cuenca. "Ye un paisanín... Ónde vais con eso, el hombre ta pa´l torneo de petanca y poco más"No se pue tomar un culete tranquilu, simepre hay alguno que viene a meter el dedo en la llaga. Bueno, bueno, que el que tuvo retuvo; y los vieyos son unos puñeteros que pueden hacer la vida imposible a los jóvenes.



La verdad es que a Villa lo tienen embalsamado en una galería del Pozu Candín, que como está cerrado y fue su pozo de trabajo -ahí, cerca Tuilla-, nunca mejor lugar para el tigre momificado. Están pensando hacer una película, el Ayuntamiento está muy achuchao y como no va a haber fondos hay que sacar los dineros de donde podamos...




Fdez de la Felguera editor de AptsFelguerinos

No hay comentarios:

Publicar un comentario