viernes, 8 de noviembre de 2013

Veliniana: Jamo llega con las estarletes futbolíticas a la ciudad

Bejamín Cabañas nos trae a las estarletes futbolísticas como Adrián (hombre, esti ye de la tierra..)

Vuelve Jamo, así  llama Gabino al mío Benjamín Cabañas, que es a un tiempo presidente de la Peña Atlético "Vetusta" y director de la Federación de Kárate Nacional. Torna Jamo de Madrid, después de arduos trabajos y cenas opíparas en Zalacaín -ni una broma en asuntos de platos, cucharas y tenedores- acompañado de Adrián, una "estarlete" de ese equipo colchonero que tan destacados éxitos está teniendo esta liga. Hasta el arzobispo se apunta; que no tendrá tiempo pa escuchar mises concelebraes con gaita (hay disgusto en el clero con  el arzobispo, por muchos temas, pero especialmente por este desdén al folclore local. "Sólo quier música culta, Velino. Mucho órgano y coral. Lo veo bien; pero, ¿qué hay de nuestra gaita?" Me comentaba el otro día un párroco de Oviedo), pero para su Atleti saca el tiempo de debajo de las piedras.

El obispo encantau, que ye colchoneru aunque poco amigu de la gaita

Jamo declara en un arrebato su amor y lealtad a Gabino, mientras comentábamos al calor de unos vinos la situación de baches, charcos y proliferación de ratas en Carbayonia, nos sale con un "Yo hasta la muerte con Gabino. ¡El Jefe!¡Si él se va, conmigo que no cuenten!" Quedamos un poco paraos por aquella inesperada proclamación de fe en el "líder". Alguien rompió con sorna el silencio entre divertido y extrañado en el que había quedado la tertulia. "Mira el calendario, Benjamín, anda, tamos en el 2013", y estalló una carcajada. Abandono la tertulia y reparo que el obispo anda por allí, con cara feliz, a lo suyo, es decir, echando la bendiciendo a Adrián.

Caunedo subíu al muro, sólo baja para la pitanza..


La ciudad estará llena de charcos y ratas como leones, pero esto no le quita el apetito al regidor local, que acudió a ponerse las botas a un ágape-homanje a un odontólogo de la ilustre ciudad. Como Humpty siempre está sentado en lo alto del muro, salvo en estas ocasiones que baja a dar cuenta de lo que se mueve en los cocinas de los locales más escogidos de Carbayonia, no repara en las nimiedades de las que se queja simple peatón. Al acto no podía faltar -se da por supuesto habiendo vituallas por medio- nuestro Ávila, que iba acompañado de Nachín, el de Asturias Mundial, parece ser que esto de los digitales se ha convertido en le refugio de los de nuestra raza, los dinosaurios del periodismo. El asunto tuvo su bombo porque desde la RTPA mandaron cámaras, micros y demás bártulos televisivos. Comentábamos algunos, que poco noticioso hay cuando se dan estos despliegues para una simple cena-homenaje de un "sacamuelas" (qué mala leche tien la gente). "Si hay que retransmitir, que retransmitan, en lugar de la cena con el odontólogo y el alcalde, una endodoncia practicada por el primeru al segundu. No sé, a má paezme que la cosa sería más interesante..." Siempre tien que haber un graciosín; sí , hubo choteo con si les cares del alcalde en el sillón de la tortura y tal....

No sabemos que-y-os dá a los de LNE, pero vaya ditirambos lastrianos

Veo a Lastra, moreno de Cangas -menuda la faena de aliño que le hace Román hoy en LNE- charlando con una bella (a la italiana manera), que no velina y menos leyendo una veliniana.( No, no sé, qué es lo que tiene o qué les da; pero sea lo que sea, hasta tú caes, Arturo...)

dejen que las maduras adornen la ciudad

Ahí lo dejo, sigo mi camino y a lo lejos veo a la Arganza, sonríe, y está guapa, me gustan estas mujeres en sus 40´s (fabulosa edad, perfecta grado de madurez como en los buenos vinos), rozagantes, adornando la ciudad que estropean charcos y otra clase de fauna.


Alcalde, qué pena que Fellini no pueda rodar en el Campillín

Alguien me dice, cuando camino por las proximidades de ese lupanar feliniano que es el Campillín, "Veli, estás de moda. ¡Estupendas velininas!". Yo me hago el falso modesto, a mí, con esto de la falsa modestia me ocurre lo mismos que al cátedro del Milán, García Martín: es un pecado que ni puedo, ni quiero combatir.


Avelino Díaz, periodista y cantautor

No hay comentarios:

Publicar un comentario