sábado, 18 de enero de 2014

Editorial: IH y AptsFelguerinos toman posición respecto a Vox y Podemos


Izquierda Hispánica: Podemos y Vox: nuevos partidos


Asi pues, Podemos, lo único que conseguirá será, a la larga, retrasar cualquier avance serio que haya habido en los últimos años frente al régimen de 1978. Con el voto de Izquierda Hispánica no contarán por tres motivos:


a) Es un proyecto político que, aún llamando a los comunistas a la “unidad de la izquierda”, es eminentemente anticomunista, pues está amparado en poderosos medios que no están interesados en que el comunismo, aún menchevique, del PCE-IU, tenga mayor poder político y mayor representación electoral, por lo que al régimen de 1978 le interesa vender una figura izquierdista “a la izquierda” del PCE que hable de “unidad”, de fagocitación pero desde una posición de poder amparada en medios burgueses anticomunistas. Quizás haya que asumir que populismo y comunismo son izquierdas definidas incompatibles y enfrentadas necesariamente entre sí. Y más cuando en España el gran aliado del populismo es la socialdemocracia.


b) Es un proyecto que, aún llamando al patriotismo (un patriotismo reduccionista que confunde ser patriota con solo defender que los hospitales sean públicos), balcaniza España permitiendo referendums secesionistas que destruyan todas las capas y ramas del poder político ascendente y descendente españolas. Podemos es un partido político democratista (“no nos da miedo la democracia a los demócratas, a la gente decente”, repiten sin cesar, sin explicar qué es ser decente por no hablar de cómo sustancializan el mero hecho de meter un sobre en una urna), anticomunista como he explicado antes, y antipatriota. Ergo es una cosa nefasta.


c) Es un proyecto que, aún obviando todo lo anterior, apela a una cosa que es imposible, esto es: la unidad de la Izquierda. Nunca habrá unidad de la izquierda porque nunca la ha habido, porque es ontológicamente imposible, porque la “izquierda”, en singular, no existe y nunca ha existido. Porque cuando se habla de “unir a la izquierda” o se habla de “unir a la izquierda que no sea el PSOE” que es como no decir nada pues ello supondría unir a formaciones que son como el agua y el aceite (comunistas, anarquistas, socialdemócratas, liberales de izquierda, maoístas, populistas, troskistas, jacobinos, separatistas, etc.), o se habla de un flatus vocis que, más que unificar, encubre el sometimiento, como ocurre desde la Transición, a todas las izquierdas a una izquierda concreta dominante con mayor poder, y hoy por hoy, y por desgracia, y a pesar de su desgaste, esa izquierda dominante sigue siendo el PSOE. Las izquierdas son varias, opuestas entre sí incluso a muerte en medios y fines, y jamás se unirán (el fracaso de los Frentes Populares en los años 30 es la prueba de ello, por no hablar de la Guerra Civil española, el Conflicto Chino-Soviético o, mucho antes, las disputas en la Primera Internacional). Turrión y Podemos son cabalgados por las contradicciones y ni se dan cuenta, porque lo que están haciendo es facilitar a la socialdemocracia del PSOE su resurgimiento desgastando a su mayor enemigo: IU-PCE. Con la inestimable ayuda de la TDT-Party liberal-conservadora, por supuesto.


En lo que a Vox se refiere (partido con nombre de diccionario, que hace apelación, creo yo, a Vox Populi, a voz del pueblo, o al menos, a esa voz del pueblo disidente de lo que consideran degeneración), supone, por encima de todo, el fracaso absoluto de la Fundación DENAES (Fundación para la Defensa de la Nación Española) como institución supuestamente plural que englobaría en su seno a todos los patriotas españoles de izquierdas y derechas para convertirse en una suerte de “movimiento social cívico de masas”. Fracaso absoluto ya dado desde su fundación por un exceso de sectarismo ideológico y porque su fundador, Santiago Abascal, era militante conocido del PP. Abascal y los suyos en DENAES consideran que el PP ha cruzado la línea de la traición política en materias como el aborto, la corrupción y, sobre todo, las cesiones al separatismo antiespañol. Por ello, en Vox defienden la recentralización de competencias y el unicameralismo.

Podemos estar de acuerdo con estas dos cosas, pero claro, mientras se mantenga la Constitución de 1978, las Comunidades Autónomas y la Monarquía, no habrá cambio político real en España en sentido patriótico. Y nos tememos que esta atomización partitocrática, más que romper con ello, lo fortalecerá. Y lo hará porque si Podemos es un partido que, sobre todo, va a hacer una pinza a Izquierda Unida, Vox, aún haciendo algo de pupa al PP a corto plazo, en realidad será un partido (amparado también en la TDT-Party liberal-conservadora y por medios de información y comunicación neoliberales como El Mundo y Libertad Digital), contra quien irá realmente será con aquellos partidos que también están creciendo al amparo de la crisis económica y nacional española que vivimos y que suponen también una amenaza al bipartidismo y al caciquismo nacionalista periférico, a saber: UPyD y Ciudadanos-Movimiento Ciudadano de Albert Rivera.


Por ello, Podemos y Vox, más que una respuesta a los despropósitos del régimen de 1978, son un reforzamiento del mismo a medio y largo plazo, reforzamiento que ya se dio, también por atomismo de oferta electoral, en la época de la Transición. Quizás consigan representación parlamentaria, y quizás ahí su discurso pueda seguir calando al tiempo que la fastidiarán en sus programas y alianzas. Pero será un calado amparado en medios de comunicación que los cabalgarán como quieran (y en Izquierda Hispánica no estamos en contra de no hablar en todas partes, el problema es que uno no habla solo en meras cadenas televisivas, pues son piezas de un engranaje mucho más complejo) y que aprovecharán el ego desaforado de Turrión y de Abascal para, realmente, quebrar el crecimiento político de formaciones verdaderamente patrióticas aún democratistas o de formaciones comunistas que pongan en peligro la alianza política socialdemócrata-democristiana-monárquica que gobierna España desde la muerte de Franco. Como diría Mao “lo urgente atenta contra lo necesario“.

Mesa de Redacción de AptsFelguerinos 

* Hacemos nuestro este artículo de la asociación política Izquierda Hispánica de la que somos integrantes los miembros de esta publicación 

No hay comentarios:

Publicar un comentario