viernes, 28 de marzo de 2014

Atrapados en el confín esférico de GB


En la introducción a los  Ensayos materialista(a partir de aquí Em), 1972, de Gustavo Bueno ( a partir de aquí GB) se lee lo siguiente:
La inspiración de estos Ensayos no es otra sino la de colaborar a la constitución de una Filosofía académica materialista. Esta filosofía no existe todavía, salvo en estado embrionario. La Filosofía académica no es, en general, materialista, y el materialismo vive, sobre todo, en forma no académica. El Diamat es, ciertamente, el esfuerzo más señalado en la dirección de una doctrina académica (escolástica) materialista, pero las condiciones en las cuales se desenvolvió —y que han marcado profundamente su estado actual— determinaron su aspecto dogmático y simplista, colindante muchas veces con el monismo metafísico (concepción de la realidad como un proceso de desarrollo dialéctico "ascendente" que culmina en la aparición del Hombre), aunque en él se encuentran valiosísimos elementos . 
Ha transcurrido casi medio siglo desde que estas palabras fueron redactadas. El embrión, en todo este tiempo, se ha desarrollado, ha tomado forma. No tengo muy claro que aún haya salido del útero materno. Lo que sí tenemos es un instrumental materialista, pacientemente elaborado en el taller filosófico, que ha quedado -o eso se supone- a disposición de cualquiera que tuviese interés en tomarlo. El logro de toda una vida. GB ha llegado al límite de la esfera de la que hablase en el apartado de la Ontología especial de sus Em:
El concepto de "esfera" puede exponerse por medio de categorías gestaltistas. Podemos concebir la esfera como una estructura (Gestalt) finita, de cuatro dimensiones, esencialmente espacio-temporal, que cristaliza en determinadas condiciones sociológicas o históricas, y que se caracteriza por una totalización de la conciencia práctica (M2), en tanto que esta praxis se constituye corno programación incesante de una conducta prevista como "gobierno del propio cuerpo", en la medida que es controlable desde mi propia interioridad (M2), y, esencialmente, en tanto que la totalización es una autolimitación espacial —el "estuche corpóreo"— y temporal —la limitación por sus dos extremos: uno inicial (que no es el nacimiento biológico, sino, p. ej., la "edad de la razón") y otro terminal (la muerte, no como hecho biológico, sino como límite configurado desde dentro). Las estructuras esféricas sólo pueden cristalizar en un medio social: el límite terminal de la estructura esférica aparece dado a cada conciencia corpórea —según mecanismos que sería preciso determinar empíricamente— por la representación de la muerte de los otros ciudadanos: no es un límite que pueda brotar internamente. El concepto de "esfera" incorpora una gran masa de los análisis existencialistas sobre el "Dasein" (temporalidad, cuidado, muerte), pero variando el estilo metafísico del tratamiento que les dio Heiddeger por un estilo más "positivo". La muerte no será "posibilidad de la imposibilidad", sino el confín interno de una bóveda totalizante. La esfera es temporalidad, cierto, pero temporalidad determinada, incluso métricamente.  El diámetro de la esfera —la distancia de límite a límite— es del orden de los cincuenta años, que es la distancia entre los veinte años promedios en que la esfera se constituye, hasta acaso los setenta años, en que se prevé su destrucción (aunque estas cifras deben ser empíricamente establecidas).
GB ha cumplido los 89 años. Supera en nueve los años vividos por Platón, padre de la filosofía académica, guía y modelo del camino trazado por GB. El confín de la esfera ha sido alcanzado. No es necesario esperar a la muerte física de GB para volver la mirada atrás. No hace falta sepultarlo físicamente para hacer elogio y revisión de su obra filosófica. Se había propuesto en 1972 constituir una Filosofía materialista académica...  ¿lo ha logrado? ¿Es el trabajo de un hombre y su periplo esférico, o deben intervenir  más esferas en semejante tarea? Todo son preguntas.


Escuelas, materialismo y socialismo




¿Constituir una Filosofía materialista académica para qué?¿Por qué GB en 1972 se vio en la necesidad de levantar una estructura académica consagrada a la filosofía materialista?

Tal vez haya que hacer un viaje en el tiempo esférico de GB y movernos hacia el futuro para encontrar la clave en la introducción a la 2ª edición de "¿Qué es la filosofía?":

Por último, en el transcurso de las sesiones del Congreso se pudo observar, como tendencia dominante en los ponentes universitarios, una preferencia por la concepción histórico-doxográfica del saber filosófico. Esta preferencia era previsible, pero no por ello dejaba de producir menos asombro, sobre todo cuando tenemos en cuenta la tónica general de esa concepción histórico-sapiencial en lo que a los contenidos se refiere. No tengo nada que decir acerca de las constantes referencias a los clásicos griegos (sobre todo Platón y Aristóteles), salvo congratularme por ello y por lo que esa actitud tiene de útil en orden a despejar los problemas suscitados por los proyectos de inclusión en los planes de estudios de las «filosofías étnicas». Pero sí quiero recoger aquí las palabras críticas que expuse sobre las referencias continuas a la «filosofía alemana», y no sólo a Kant o a Hegel, y aun a Heidegger —prácticamente nada a Husserl—, sino también a Habermas, a Appel o a von Kutschera. En cambio, el sonido de la «filosofía analítica anglosajona» parece que ya se escucha de un modo mucho más débil. Silencio casi sepulcral ante la filosofía española. ¿No tiene mucho [12] que ver todo esto con la situación de crisis de la enseñanza de la filosofía en España? ¿Puede un cuerpo de profesores de filosofía justificar, ante el resto de la sociedad española, las funciones de su responsabilidad asumiendo de hecho la misión de traducir al español (o al catalán, o al euskera) especulaciones tan vagas, utópicas o vulgares como las que ofrecen los amigos de Habermas, de Appel o de Kutschera. El motivo de dudar es la evidencia de que la filosofía no es una forma de pensar que pueda proceder (como las Matemáticas o la Química) por vías diferentes del lenguaje nacional en el que se expresa. Lo que quiere decir, por tanto, que debe proceder de planteamientos, referencias, &c. características del mundo en el que «este lenguaje» funciona (no el llamado «lenguaje en general», que de hecho es el alemán o el inglés). Esto significa que si el cuerpo de profesores españoles de filosofía se consagra de hecho a explicar traducciones del alemán, o adaptaciones de traducciones, es porque se encuentra realmente vacío. En la Universidad es norma no citar (en tesinas, tesis doctorales, conferencias públicas, o en las clases) a autores españoles.
Este es un texto de los muchos que se pueden encontrar, no sólo en libros, también en entrevistas y declaraciones, de la necesidad de construir una sistema de Filosofía académica materialista que se enfrente al poderoso sistema de Filosofía académica idealista del mundo germánico. En esta introducción GB llega a tildar a los alemanes como "enemigos naturales" de nuestro mundo, el de tradición mediterránea.

GB fue un esclavo uncido por el "yugo" filosófico germano. Un joven de la Europa latina que logró liberarse de los grilletes idealistas del norte germánico y se fijó como meta constituir un sistema filosófico que permitiese la liberación de sus compatriotas, no sólo europeos, sino también, era inevitable, americanos. Liberar a la Hispanidad. Liberación que sólo puede llegar con la implantación de la filosofía en el mundo.

Hay dos vías de implantación de la Filosofía académica en el mundo ejemplificadas por Platón en su propia vida, en su trayectoria esférica: crear una academia en la que se formarán discípulos que, aún viviendo aparte de la polis, estarán tratando sobre los temas de la ciudad, haciendo una permanente crítica a todos los fundamentalismos que puedan influir en la vida ciudadana; la otra, la educación de los gobernantes y transformación de gobiernos por la vía directa, viajar a Siracusa y tratar de conformar gobiernos y estados bajo el patrón de la Filosofía académica.De las dos vías, la exitosa, con todas sus imperfecciones, siempre es la segunda: el viaje a Siracusa.

Es cierto que Platón no logró triunfar en Siracusa, pero lo lograría su discípulo Aristóteles con la educación del príncipe Alejandro, creador del Imperio helénico. Fue el helenismo imperialista de Alejandro el que ha hecho que miles de años después sigamos hablando de  los presocráticos y Sócrates, Platón, Aristóteles, etc. Este patrón- el de conformar sistemas políticos e ideológicos, que nunca serán sistemas filosóficos funcionando en la realidad pero que son imprescindibles para que esos sistemas filosóficos puedan incidir realmente en el mundo-  funcionará a lo largo de toda la historia de la filosofía.

Esas dos vías se perfilan hoy dentro del Filomat (nombre del sistema de Filosofía académica materialista de GB). Dos entramados institucionales han surgido en la Academia materialista filosófica: Nódulo materialista e Izquierda Hispánica.

-Nódulo materialista: es una institución que surge desde el propio interior del círculo de GB, del círculo familiar. La puesta en marcha de la asociación la realiza Gustavo Bueno hijo (que es fundador pero no socio), busca la creación de unas élites filosóficas que se dediquen a triturar los fundametalismos según los principios del Filomat. En Nódulo el origen fundador -un hijo de GB- es determinante, todo pasa por la relación que se tenga con GB y su ámbito familiar, su círculo más cercano. Observado desde fuera parece que todo se plegase a esa relación, incluso los análisis filsóficos; es más, diría que especialmente los análisis filosóficos. Se trabaja para obtener el reconocimiento de GB y sus adláteres más cercanos. En Nódulo apenas hay contacto con otras instituciones que no sean las del entorno propio de GB, todo es una vuelta incesante al núcleo que se materializa en la Fundación Gustavo Bueno financiada por el Ayto de Oviedo. Esto ha llevado que desde el exterior se les haya motejado, a pesar de la lucha en contra de tal mote de todos los integrantes de la asociación, como "buenistas".


-Izquierda Hispánica: es una institución que surge no tanto del propio interior del círculo de GB, como de su Filosofía académica materialista. Su fundador, el filósofo Santiago Armesilla Conde, pretende realizar una idea que está en germen en los Em - todo es germinal en los Em- y que se desarrollará en en posteriores obras como España frente a Europa, El mito de la izquierda y El mito de la derecha. Transcribo esa idea germinal que se encuentra en los Em:

El materialismo filosófico —tal como aquí se intenta bosquejar— brota de una sabiduría crítica, a la vez ideal y real (la "reforma del entendimiento"). Es precisamente en una sociedad en la que las bases del socialismo han sido bien cimentadas cuando la formación filosófica resulta ser indispensable —para decirlo con Hegel (aunque con un contenido por completo no hegeliano)—, no como ocupación arbitraria de unos hombres privilegiados, sino como obligación del Estado, como parte integrante de la educación. civil. Es cierto que, en tal Sociedad, la filosofi'a académica —los profesores de Filosofía— se convertirían paulatinamente en algo así como funcionarios del Estado. Pero si es ridículo que Sócrates sea un funcionario de un Estado explotador, es necesario que una Sociedad socialista posea como funcionario, no ya a un Sócrates único, irrepetible, individual, sino a centenares de Sócrates, que constituirán el núcleo del verdadero "poder espiritual" de la Sociedad socialista. 

Aquí está el viaje Siracusa que capitanea Santiago Javier Armesilla Conde a bordo de Izquierda Hispánica. Según la idea transcrita es necesario llegar a “una sociedad en la que las bases del socialismo han sido bien cimentadas” para poder desplegar completamente la acción crítica del materialismo filosófico. Izquierda Hispánica se constituye como asociación filosófica al igual que Nódulo, pero va más allá y no descarta, más bien al contrario, es un objetivo central, la creación de un partido socialista transnacional que se asiente sobre los territorios que enseñoreó la Monarquía Católica Hispánica.

El conflicto entre ambas asociaciones estaba servido.

Sacerdotes y navegantes




Nódulo materialista no ve la necesidad de establecer las bases de ninguna sociedad socialista para poder ejercer la Filosofía académica materialista. Recela del trato con cualquier institución -salvo para el entorno más cercano de GB ( que tienen puestos en instituciones provinciales como la Universidad de Oviedo)- que no sea la Fundación Gustavo Bueno de Oviedo. La Fundación, a la que ellos llaman la "Escuela de Oviedo",  es la única institución de referencia. Un asunto curioso esto del rótulo Esculea de Oviedo, en un principio, por coherencia con el impulso que llevó a GB a constituir una Filosofía académica materialista, se rechazaba tal rótulo: el objetivo era la expansión del saber filosófico académico materialista, especialmente en el mundo hispánico, por ello no se quería anclar el materialismo filosófico a ninguna ciudad en especial. Que GB hubiese sido el iniciador del Filomat era un dato secundario y quedaba subordinado al hecho fundamental del despliegue del sistema filosófico. Pero con el paso de los años, el abandono (expulsión o lo que fuese, eso tiene otro artículo) de GB de su cátedra universitaria, y la mayor actividad de esta Fundación completamente apoyada por el gobierno conservador de la ciudad de Oviedo (aquí todo el que pita algo está subvencionado. Lo señalo, porque en el buenismo hay una tendencia a criticar las subvenciones. Las subvenciones de los demás, claro; de las propias no hay trituración) ; se fue estableciendo el culto a la figura de GB que pasó de filósofo a númen, de persona a entidad divina, y es por entonces cuando se contempló ya con buenos ojos el rótulo "Escuela de Oviedo" para nombrar a la institución que acoge a los que están en el rito.

El asunto ha llegado a provocar escenas cómicas. Me comentaban entre risas hace tiempo, cómo el anterior alcalde de la ciudad- en la actualidad delegado del gobierno-, don Gabino de Lorenzo, presumía en un comida con el entonces Arzobispo de Oviedo, Monseñor Osoro, de las dos instituciones que su administración llevaba a gala financiar: Asociación asturiana de amigos de la ópera y la Fundación Gustavo Bueno. Ahí tenemos, pues, a los fieros materialistas trituradores de todo lo triturable celebrados en las mesas de orden de la conservadorísima Oviedo. No me cabe duda que si Clarín escribiese de nuevo el monumento literario a la ciudad, los feroces trituradores llenarían numerosas páginas de la obra teñidas de no poca comicidad e ironía ¡Ah! los feroces trituradores desguazándolo todo en su feroz tarea; triturando mucho, pero bajito.....  no vaya a ser que despertemos a la heroica ciudad de su siesta.

Así que tenemos a GB convertido en númen. Y no hay númen que se precie sin casta sacerdotal que lo adore. Un reducido sanedrín que lleva el culto"buenista"y va indicando a los neófitos los deslices que comenten en los cortes y cesuras de sus primeras trituraciones. El incauto que cae por la Fundación con la intención de utilizar la utillería del filomat en algún aspecto de su disciplina, será alanceado por el sanedrín "buenista", nunca satisfecho, siempre puntilloso, ante el mínimo desvío de la "doctrina -¿pura?- de la academia" Los votos de la orden consisten en sacrificar las propias esferas a la ya completada de GB. Es el precio para ser admitido en la orden: la inmolación esférica ¡Ay! del que entre en el viejo Sanatorio Miñor - nueva casa de Calias- (corramos un tupido velo sobre la anterior sede, Villa Magdalena, que tantos quebraderos de cabeza está dando a la capital del Principado. Asuntos locales que aquí no cabe explicar) con la pretensión de no seguir los votos sacerdotales, con el interés de poner el sistema, la maquinaria, al servicio de un propósito, si se quiere, ideal, de una idea aureolar, será antemizado. El objetivo de la trituración es la aquiescencia del númen y la trituración por sí misma, en vacío.



Izquierda Hispánica, al contrario que Nódulo, entiende que sólo con la mira en el objetivo de esa sociedad socialista podrá cobrar sentido la acción académica materialista del filomat; de lo contrario degenerará en una sustancialización. La trituración de los fundamentalismos vacía del objetivo socialista (¡Ah, vade retro idealismo aureolar! Dirán los sacerdotes) conduce al nihilismo. Y entierra al propio Filomat en la inanidad, una disciplina filosófica seguida por cuatro sectarios sin apenas influencia ninguna. Tendríamos en cierto modo convertido al "buenismo" en una especie de "trevijanismo". El intento de triturar por triturar acaba transformando el Filomat en una especie de "Filosofía pura" que no se puede contaminar con nada. Parecido a esa "Teoría pura de la democracia" que pregona el octogenario abogado Antonio García Trevijano, que también tiene un grupito adorador sectario en torno suyo.


El Materialismo Político de Izquierda Hispánica ha tomado la esencia del Filomat y ha aplicado uno de los principios platónicos formulados en el Menón: «Las proposiciones verdaderas son muy bellas pero nada valen si no se vinculan a sus fundamentos». Y como ya señalábamos arriba el anclaje del Materialismo Político es la idea, sí, aureolar, de la conformación de una sociedad socialista, pero también hay otro tipo de "vinculación con los fundamentos" que hacen que el Materialismo Político pueda ser  la vía que de trascendencia al Filomat.

El líder de  Izquierda Hispánica, Santiago Armesilla, rompe, en su propia trayectoria esférica, con las pautas que marca el sanedrín "buenista". Armesilla es profesor en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid. Vive en Madrid DF, más que capital de España, centro financiero internacional del mundo iberoamericano; ciudad que utilizan la élites europeas para gestionar los bienes, para obtener recursos y control de los territorios que una vez integrasen el Imperio de la Monarquía Hispánica. Acotando más su radio de acción: su labor profesional se desarrolla en una insticución, Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, que hoy es caldo de cultivo, ante el desprestigio que sufre la socialdemocracia, de lo que pueden ser las nuevas formas de izquierda que dominarán el futuro político español. En esa institución trabajan individuos- como Juan Carlos Monedero y Pablo Iglesias Turrión- que son hoy protagonistas de los programas televisivos políticos de "prime time"; individuos a los que se empieza a observar como referentes ante el erial ideológico e intelectual sobre el que se agunatan las estructuras de los partidos. Es ahí, en ése ambiente, en el que surge la alternativa de Izquierda Hispánica.

Todo esto repugna al materialismo talmudista de Nódulo. Era inevitable que Armesilla, que se negó a plegar su esfera a la de Bueno, que entendió los principios del filomat como un mapa, la ruta de un viaje a  Siracusa, quedase fuera, estigmatizado, del claustro sacerdotal y su doctrina. Armesilla no era un sacerdote, sino un navegante: un hombre hispano en sus 30´s  que se ve ante los mismos problemas que los griegos jonios del clasicismo, cuando sus mitos estaban constantemente enfrentándose a los mitos persas. Armesilla, nacido español, se enfrenta desde los restos de una institución española, en la que fuese capital de la Nación, ante los conflictos que provoca la Unión Europea, y se niega a permanecer enclaustrado adorando a un númen. Se ha hecho a la mar con Izquierda Hispánica.


Triturando en el vacío camino de la nada nihilista




El enconamiento entre las sacerdotes y navegantes aumenta de grado cada artículo, opinión, análisis.

El último artículo de Armesilla ha servido para armar una nueva trifulca. En un post de su blog titulado “Salvar la mascota antes que el bebé”, el autor hace una crítica a los resultados obtenidos en una encuesta de forocohes en la que se plantea  una situación límite: elegir entre salvar a su mascota o a un bebé. Los resultados son los lógicos de una sociedad sumida en la corrupción nauseabunda en la que flota lo que hace tiempo fue la Nación española. Armesilla critica con fundamento lo que considera una opinión aberrante de una sociedad enferma.

No se hace esperar la contra-crítica de los “noduleros”-eso sí, en un foro cerrado- del que nos ha llegado este argumento tan sutil de Javier Delgado Palomar:

"Por otro lado, ese arranque humanitarista pretende llegar a conclusiones de las que extraer doctrinas dogmáticas (como casi siempre en el caso de IH) del estilo: "la vida de un bebé está por encima de la de un animal". Pero esto no sólo es movedizo sino que no está nada claro ¿de qué niños estamos hablando? No hay bebés humanos en sentido político, lo que hay son bebés españoles, franceses, norteamericanos y sirios ¿No está este escrito entroncando muy bien con las doctrinas humanitaristas yanquis que justifican ideológicamente una intervención militar en un país en virtud de que en él se "violan los derechos humanos"? Me parece a mí que sí."

Se trata de hacer una crítica del humanitarismo de Izquierda Hispánica y de paso colocar el sambenito de doctrinarismo dogmático. De este modo, Delgado Palomar, figura señera de los noduleros, sitúa en un mismo plano el Materialismo Político de Izquierda Hispánica con el Materialismo Dialéctico soviético. La conclusión la leíamos al comienzo de este artículo en Em/GB/1972:

El Diamat es, ciertamente, el esfuerzo más señalado en la dirección de una doctrina académica (escolástica) materialista, pero las condiciones en las cuales se desenvolvió —y que han marcado profundamente su estado actual— determinaron su aspecto dogmático y simplista, colindante muchas veces con el monismo metafísico.

El objetivo está claro:  bloquear los esfuerzos de Armesilla y cegar la vía del Materialismo Político  (yo prefiero llamarla Socialmaterialista) emprendida por Izquierda Hispánica para crear esa “sociedad socialista de bases bien cimentadas” tildándola de dogmática y antimaterialista. Se le vincula con el humanitarismo yanqui, no sabemos muy bien por qué. Ya que la tradición está llena de humanitarismos como el del Imperio Católico hispano que con tanta vehemencia defiende otro de los primeros espadas noduleros, Pedro Insua, en su obra Hermes Católico ¿No cabría entroncar el humanitarismo de Armesilla en esa línea más que en la de los USA?  Para quien esto escribe, está claro que el socialismo del Materialismo Político  de Armesilla establece una conexión con el humanitarismo generador católico hispano. Establece una conexión con todos los humanismos generadores de la tradición mediterránea, muy lejos de la rapacidad de los USA bombardeando Siria.

Esta crítica de Delgado Palomar deja más en evidencia al modelo de Nódulo materialista que al Socialmaterialismo de Izquierda Hispánica. En primer lugar no podemos compartir la aseveración de que hay bebés franceses, ingleses, españoles, etc. Un bebé es un cachorro, un animal que hasta que no haya alcanzado cierta edad y pueda hablar y comunicarse con el resto del grupo no podrá aprehender las categorías políticas que Delgado Palomar le atribuye en ese comentario. El que sí está en inmerso en esas categorías políticas es el individuo adulto -el zoon politikon- que debe elegir entre salvar al animal o el bebé. Si el sujeto es un integrante de las SS y el escenario del rescate en el que se ha de producir la elección entre niño y mascota es un gheto judío, no cabe duda que la elección será el rescate de la mascota –¿ un pastor alemán de pura raza?- mientras se deja morir al niño. Es más, sería plausible desde estas categorías políticas, que el individuo, una vez sano y salvo su perro, recuperase el cadáver del bebé par llevarlo al lugar que procediese con el objeto de que se efectuasen las pertinentes manipulaciones sobre los restos biológicos que permitan obtener un beneficio económico a mayor engrandecimiento del Reicht (transformación en jabón, tratamiento de la piel para fabricar pantallas de lámparas, etc.)


Excelente ejercicio de filosofía académica materialista. Fabulosa trituración en el vacío camino del nihilismo más rampante. Desde una filosofía materialista académica no se puede tolerar esta expresión de Delgado Palomar: “ Pero esto no sólo es movedizo sino que no está nada claro”. Está claro, está claro y cristalino que en el materialismo de la Verdad enunciado en los Em:

“la evidencia práctica de la necesidad de seleccionar verdades según criterios no "especulativos": la propia teoría platónica de la "mentira política" podría ser reinterpretada a esta luz.” 

Y así queda claro que la posible “mentira política” de Armesilla, que su supuesto dogmatismo idealista, se transforma en una “verdad filosófica”. Al contrario que la “verdad política” de Delgado Palomar que se suma a un montón de "verdades políticas" abriendo la portilla de la especulación y, por tanto, despejando el camino a la mayor de las “mentiras filosóficas”. Es así como este ejercicio vacío de Filomat se convierte en instrumento de toda ideología aberrante que campe por el mundo.

Palomar y los noduleros, atrapados en los confines de la esfera de GB, caen una y otra vez en el nihilismo. Trituran constantemente sobre la nada. No hay una idea aureolar, como si la tiene Izquierda Hispánica, que sujete el análisis filosófico. Convirtiéndolo en algo vacío, muerto, condenado a la desaparición por la propia decisión de no implicarse en el entramado de la vida política y social. Recorriendo los límites conocidios de la esfera del maestro. Una y otra vez, como un ratón de laboratorio corretenado sobre la misma rueda y esperando su trozo de queso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario