viernes, 20 de junio de 2014

Sabinas libres en medio de Manhattan

Clotilde Kardashian

la dejan salir a la calle y ....


Clotilde, desde muy joven, casi niña, fue un reventón de la naturaleza. Sus tetas, duras y salidas, debían ser una profanación en aquel ambiente casi monástico. Su culo alto, redondo y volatinero; aquellas piernas jugosas y de tan visible repisa.... Aquella dentadura hecha para la risa, aquel lunar en el labio y, sobre todo, aquel guiñar de ojos cuando miraba, debía ser un pecado vivo para sus padres preconciliares. Apenas la dejaban salir a la calle.

Francisco Gª Pavón 




Mesa de Redacción de AptsFelguerinos

No hay comentarios:

Publicar un comentario