sábado, 29 de marzo de 2014

¡Maldito sudaca!


Mesa de Redacción de AptsFelguerinos

El "chaval" Suárez Illana en medio del funeral palermitano

El chaval Suárez Illana asomado al balcón de Moncloa en 1977

Cuando vi aparecer ante los medios de comunicación a Adolfo Suárez Illana anunciando la inminente muerte de su padre tuve la convicción de que aquello iba a ir mal o muy mal. Conozco el paño.


Fuera del hecho de casarse con señora rica y de buen ver, fundamental cuando lo único que tiene uno es prosapia paterna y escasas luces, y no ha hecho nada que no sea un disparate, cabe temer lo peor.

El "chaval" Suárez Illana, pocas luces pero buen casorio con Isabel Flores

Podría contarles lo de “las cebollas rellenas” de El Entrego en el homenaje a un policía asesinado por ETA, o la respuesta que le dio a Aznar cuando perdió arrolladoramente en las autonómicas de 2003 en Castilla-La Mancha, frente a Bono. “¡La próxima vez quiero manos libres!”. Cuentan que Aznar no quiso ni siquiera recibirle.

Una foto muy profesianal, demasiado para el "chaval" suárez Illana...

A este chaval que no terminó de crecer mentalmente y que tendría dificultades manejando una polaroid se le atribuyó la foto histórica con el Rey, de espaldas ambos, sobre la que ya he escrito lo suficiente en Ambición y destino (Debate, 2009). A este irresponsable no se le ocurrió otra cosa que anunciar que a Adolfo Suárez le quedaba un máximo de 48 horas, temeridad clínica que recordaba la aparatosa muerte del Caudillo, que alcanzó mes y medio, y que en este caso se acortó, aunque sobrepasando el límite del pitoniso. Pero ¿qué consiguió? Que desde aquel momento él fuera el centro de la noticia, el heredero del héroe. Pero hasta para hacer eso se necesita fuste y no puedes dar un anuncio que no te corresponde, por ser asunto médico, y no arrugarte en llantos. O lo haces como corresponde o encargas a alguien más bragado.

Viejos funerales palermitanos en Nueva York y en Madrid


Y ahí empezó el espectáculo, a partir de este chaval que creció mal porque su padre no se ocupó de él; bastante tenía con ocuparse de sí mismo. Y lo que hubiera podido convertirse en un sobrio funeral de Estado por el primer presidente de la democracia restaurada se convirtió en una farandulesca fiesta lúgubre. Hay quien ha querido ver como evocaciones de Franco y su muerte, con sus colas de fieles y la parafernalia. Nada que ver. En Franco siempre dominaba lo castrense; todo evocaba cuarteles y estados mayores. Esto de Suárez tenía más bien un aire palermitano. No de la Sicilia popular y provinciana sino del Palermo capitalino. El cuajo que caracteriza a una generación de señores; impertérritos en su cinismo.

Pompa, cinismo y circunstancia

Primero los ditirambos mediáticos: “forjador”, “piloto”, “artífice”… Una competencia por la metáfora exagerada. Ni uno solo de los que le liquidaron política y humanamente se abstuvo de ofrecer su óbolo de elogios.

Ignacio Camuñas calumniando en es Radio

En sus artículos y declaraciones aparecen las historias más inverosímiles. He llegado a ver con mis propios ojos a uno de los Camuñas –eran dos hermanos y ninguno era bueno, Adolfo los detestaba a ambos y probablemente le costaba distinguirlos, como a mí– relatando una historia pedestre que retrata a un Adolfo Suárez en patán castizo durante una cena en el Elíseo rechazando los buenos vinos y solicitando un vaso de leche.

Ignacio Camuñas, "Nacho de Noche" en los 70´s ucedeos, un pijo que siempre odió y depreció a Suárez.

Literalmente una imbecilidad típica de aquellos pijos que le odiaban porque reunía todas las condiciones para la inquina de clase: familia humilde, pueblo de Ávila, letrado sin letras, nada viajado, camisa azul desteñida, y además ¡presidente del Gobierno!

Suárez en los 80´s, también conocido por "El Duque" o "Chuletón de Ávila"

Se podría hacer una colección de adjetivos a propósito del que fuera Adolfo Suárez. Fue conocido en la vida política de los 80 por el Duque, cual si se tratara, amén de un tahúr del Misisipi –expresión muy usada, al parecer “sin acritud”–, de un pistolero de Montana. “¿Para quién trabaja ahora el Duque?”. Lo escuché con reiteración y no hay tartufo, ahora de luto, capaz de negarlo. Es como lo del Chuletón de Ávila. Ahora resulta que los usufructuarios del legado aseguran que se trataba de un elogio. No hay restaurante español de postín y precio de entonces donde los camareros dudaran cuando el visitante dominguero rodeado de copas, señoras y perdices, gritara bien alta su exigencia: “A mí ponme un Suárez”. No necesitaba más detalles. Y eso significaba un chuletón de ternera de Ávila “poco hecho”.

El "chaval" Suárez Illana con el Boss catalán

Un funeral social de Estado, digo bien, social y de Estado, resulta patético. Imaginemos Palermo, tarde de domingo en un hospital madrileño, donde el hijo de un viejo político perdido por la ambición, la mala suerte y el alzheimer, va recibiendo a los compañeros de oficio de su padre. Todos gente del bronce, duros y amenazadores como una pistola descargada. Me detengo en uno, Jordi Pujol, expresident de la Generalitat, enemigo acérrimo del finado pero superviviente de “las matanzas” de la transición, que fueron muchas y “sangrientas”. El veterano Pujol se acerca al chaval, el hijo del Duque, tan crecido él, y le apoya la mano en el hombro. Ese gesto que en Sicilia, tan española, tiene el valor de precisar quién manda y quién escucha. Y le va hablando, casi al oído; no sabemos lo que le dice, sólo la mano sobre el hombro en señal de superioridad y la palabra prieta que no da lugar a respuesta. Cabe pensar si no le habrá dicho en italiano, porque el chico no hubiera entendido la variante siciliana: “Tuo padre e io siamo stati così bravi e tanto felici”.

Gregorio Morán en La Vanguardia

Mesa de redacción de AptsFelguerinos

Medio siglo de Elle




Mesa de Redacción de AptsFelguerinos

viernes, 28 de marzo de 2014

Izquierda Hispánica y la revolución presidencialista


Leemos en Izquierda Hispánica, güeb de la que se hace solidario este humilde blog, que apoyan una iniciativa de diversas plataformas y movimientos sociales catalanes que están “Por la refundación socialista en Cataluña”. Nos parece bien que Izquierda Hispánica ( a partir de ahora IH) apoye, respalde, se solidarice, etc. Pero, ¿no va siendo hora de que IH tome la iniciativa política? No se trata de que IH se lance a la arena pública como un partido político, cosa que en este momento sería suicida, pero se podría plantear desde la plataforma un movimiento de acción política al estilo de los que están promoviendo otras formaciones de izquierda indefinida.

Partimos del principio: IH no es una plataforma de pensamiento o filosófica, IH quiere ser un instrumento político que incida en la realidad política de España e Iberoamérica. Desde IH se dan una serie de principios, muy generales, que están muy bien; pero no hay ningún banderín de enganche, ningún programa político que defina, que proporcione un conjunto de directrices concisas y materiales vinculadas con la realidad política existente. Hay que elaborar una serie de puntos claros, deícticos, que dejen perfectamente claro al ciudadano español qué es IH y lo que la diferencia del resto de las fuerzas políticas.

Parece que IH estuviese temerosa de bajar a la arena de la vida pública española, se queda en los principios genéricos de las Tesis de Gijón, del Socialismo Iberoamericano, del Republicanismo, del Antieuropeismo, algunos de estos principios los defienden muchas fuerzas de izquierda indefinida o partidos minoritarios parlamentarios. Al final resulta que IH se confunde en un tótum revolutum de siglas izquierdistas y al ciudadano medio, al electorado central, le suena todo a lo mismo -aparte de que el nombre no ayuda mucho tampoco-. Esto de apoyar, de sumarse al carro de otros, convierte al proyecto en una especie de actor secundario, en un figurante, que firma al final de los manifiestos y acude a manifestaciones a hacer bulto.

Lo que proponemos desde El Repúblico Hispano (a partir de ahora ERH), es que IH apueste por el Presidencialismo, y no por el Presidencialismo Republicano, sino por el Presidencialismo Monárquico. Esta es una idea de Antonio García Trevijano que ayudamos a desarrollar en su entorno de seguidores friquis.


Sí, lo sabemos, Antonio García Trevijano es un fundamentalista democrático de un un idealismo que roza el enloquecimiento; pero algunas veces estos piraos obsesionados en crear el motor eterno, en la búsqueda del imposible, encuentran hallazgos que mejoran y solucionan fallas de los motores realmente existentes aumentando la duración de estos. En ERH creemos que esta propuesta, en apariencia una medida reformista que no contentará a los más aguerridos, puede ser el punto de apoyo que promueva un auténtico cambio en España.

Atrapados en el confín esférico de GB


En la introducción a los  Ensayos materialista(a partir de aquí Em), 1972, de Gustavo Bueno ( a partir de aquí GB) se lee lo siguiente:
La inspiración de estos Ensayos no es otra sino la de colaborar a la constitución de una Filosofía académica materialista. Esta filosofía no existe todavía, salvo en estado embrionario. La Filosofía académica no es, en general, materialista, y el materialismo vive, sobre todo, en forma no académica. El Diamat es, ciertamente, el esfuerzo más señalado en la dirección de una doctrina académica (escolástica) materialista, pero las condiciones en las cuales se desenvolvió —y que han marcado profundamente su estado actual— determinaron su aspecto dogmático y simplista, colindante muchas veces con el monismo metafísico (concepción de la realidad como un proceso de desarrollo dialéctico "ascendente" que culmina en la aparición del Hombre), aunque en él se encuentran valiosísimos elementos . 
Ha transcurrido casi medio siglo desde que estas palabras fueron redactadas. El embrión, en todo este tiempo, se ha desarrollado, ha tomado forma. No tengo muy claro que aún haya salido del útero materno. Lo que sí tenemos es un instrumental materialista, pacientemente elaborado en el taller filosófico, que ha quedado -o eso se supone- a disposición de cualquiera que tuviese interés en tomarlo. El logro de toda una vida. GB ha llegado al límite de la esfera de la que hablase en el apartado de la Ontología especial de sus Em:
El concepto de "esfera" puede exponerse por medio de categorías gestaltistas. Podemos concebir la esfera como una estructura (Gestalt) finita, de cuatro dimensiones, esencialmente espacio-temporal, que cristaliza en determinadas condiciones sociológicas o históricas, y que se caracteriza por una totalización de la conciencia práctica (M2), en tanto que esta praxis se constituye corno programación incesante de una conducta prevista como "gobierno del propio cuerpo", en la medida que es controlable desde mi propia interioridad (M2), y, esencialmente, en tanto que la totalización es una autolimitación espacial —el "estuche corpóreo"— y temporal —la limitación por sus dos extremos: uno inicial (que no es el nacimiento biológico, sino, p. ej., la "edad de la razón") y otro terminal (la muerte, no como hecho biológico, sino como límite configurado desde dentro). Las estructuras esféricas sólo pueden cristalizar en un medio social: el límite terminal de la estructura esférica aparece dado a cada conciencia corpórea —según mecanismos que sería preciso determinar empíricamente— por la representación de la muerte de los otros ciudadanos: no es un límite que pueda brotar internamente. El concepto de "esfera" incorpora una gran masa de los análisis existencialistas sobre el "Dasein" (temporalidad, cuidado, muerte), pero variando el estilo metafísico del tratamiento que les dio Heiddeger por un estilo más "positivo". La muerte no será "posibilidad de la imposibilidad", sino el confín interno de una bóveda totalizante. La esfera es temporalidad, cierto, pero temporalidad determinada, incluso métricamente.  El diámetro de la esfera —la distancia de límite a límite— es del orden de los cincuenta años, que es la distancia entre los veinte años promedios en que la esfera se constituye, hasta acaso los setenta años, en que se prevé su destrucción (aunque estas cifras deben ser empíricamente establecidas).
GB ha cumplido los 89 años. Supera en nueve los años vividos por Platón, padre de la filosofía académica, guía y modelo del camino trazado por GB. El confín de la esfera ha sido alcanzado. No es necesario esperar a la muerte física de GB para volver la mirada atrás. No hace falta sepultarlo físicamente para hacer elogio y revisión de su obra filosófica. Se había propuesto en 1972 constituir una Filosofía materialista académica...  ¿lo ha logrado? ¿Es el trabajo de un hombre y su periplo esférico, o deben intervenir  más esferas en semejante tarea? Todo son preguntas.

Llega El Repúblico Hispano

El Repúblico Hispano se coupará de lo que ocurra en la plataforma de habla española. Es decir, de lo que ocurre en el mundo


Abro una nueva revista anexa a AptsFelguerinos. Lo hago por indicación de H, mi redactor jefe, que considera necesario diferenciar los artículos sobre la cosa internacional de la local – o lo que sea que hagamos en Aptes- en dos güebs distintas. Promete H que con este nuevo espacio saldrá beneficiado AptsFelguerinos, alcanzando más prestigio al haber un espacio delimitado para ¿información? (no hacemos información; como mucho análisis; pero bueno, dejemos a H con lo suyo) “seria” y “rigurosa”. Ver, veremos.

H se ha inspirado para abrir este nuevo blog en el de el periodista Jordi Pérez Colomer, autor de Obamaworld, instalado en El Diario.es del insufrible Nacho Escolar. Pérez Colomer es un periodista nacido a mediados de los 70´s del siglo pasado superviviente del naufragio de aquel tremendo camelo llamado Factual, creado por el mayor sofista de España: Arcadi Espada. (Aquí los tenemos a los dos haciendo gracietas en los primeros días felices del timo arcadiano: