lunes, 30 de noviembre de 2015

MasqApts: Las edades de Tania


Ni firmas de lujo ni cuidados peinados ni horas de chapa y pintura. La naturalidad se cuela en el armario y en la apariencia de esta joven de 36 años que apuesta por la discreción
Antes de comenzar a desgranar el estilo de esta política de 36 años [y antes de que muchos comiencen a acordarse de la madre de una servidora] nos gustaría recordar el significado de la palabra "perroflauta". Según la Fundéu, el término se refiere a "un tipo de persona, habitualmente joven y con aspecto descuidado, que puede verse como un 'hippy' en su acepción más moderna".

Carmen Raya 


Tania Sánchez, treinta y seis años, ¿joven, vieja, mediopensionista?
¿Con treinta y seis años se es joven? No se es viejo, pero... tampoco se es joven. ¿Cómo definir a una mujer joven? Para clasificar esa cosa tan complicada podríamos recurrir al sexo, como hizo Almudena Grandes en su obra magna Las Edades de Lulú.
¿Si Tania fuese una actriz erótica o porno, en qué clasificación estaría? Porque es ahí, en las páginas porno o en las películas eróticas, en las que más se afina con la edad de una mujer (estas categorías, aunque no se diga explícitamente, también se manejan en el cine "normal" para las estrellas). Es importantísima para estas güebs definir perfectamente estas clasificaciones para así guiar el enorme tráfico en el que se mezclan gustos y edades. En el mundo erótico tenemos clasificaciones por raza, tamaño de pechonalidad y edad, que tiene subdivisiones en categorías: jovencitas, veinteañeras, milf y viejas.
Las jovencitas son aquellas que parecen adolescentes y que rondan entre los dieciocho y los veintiuno; las veinteañeras son la categoría reina, la más demandada, en las que están las estrellas de este mundillo; las milf son las treintañeras largas y curentañeras cortas, el objeto de deseo de los adolescente, una categoría tan reina como las de las veinteañeras; las viejas quedan para las perversiones. Desde este punto de vista no cabe duda de que Tania, a sus treinta y seis años, es una milf. Estaríamos ante una mujer que ya podría tener hijos bien crecido, niño rondando los diez u once años. Es decir, sería una mujer en la que se entremezclaría la experiencia con los restos de una juventud que ha perdido la lozanía.
Hay un paralelo que me viene a cuento de una película que veía hace unos días: la Stefania Sandrelli  protagonista de la famosa película de Tinto Brass titulada La Llave. Estrenada en 1983, cuando la Sandrelli tenía treinta y siete, se rodó un año antes cuando la actriz italiana tenía los treinta y seis que tiene Tania. Por aquel entonces la señora Sandrelli era eso, una señora, una señora estupenda, pero nunca la joven Sandrelli (eso lo había sido en los años sesenta cuando protagonizó el objeto de deseo de Marcello Mastroiani en Divorcio a la italiana). Treinta años después Tania es una joven y no la señora que fue Stefania. Cosas de los tiempos. 
Aquí una entrevista de la Sandrelli en la RAI en los primeros ochentas, presentando la película erótica,  en la que los tertulianos  que la rodeaba estaban entre escandalizados (falsamente) y encantados con la estupenda señora.






La bella Stefania a los treinta y seis años, como Tania


¿Y en política cambian estas clasificaciones? Yo creo que Tania sería joven cuando entró veinteañera en el ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid y en la asamblea de la Comunidad Madrid. Allí se fogueó la joven política Sánchez (aprendió rápido las prácticas del nepotismo), pero hoy estamos ante una mujer experimentada que va a tener responsabilidades importante en uno de los cuatros grandes partidos del país que saldrán de las próximas elecciones. Tal vez sea demasiado joven para ser una primera ministra o vicepresidenta del gobierno (a pesar de que podamos tener un primer ministro del gobierno menor de cuarenta años, quedando claro que en este país se toman las decisiones fuera; aunque ese es tema para otro post), pero sí que sería una subsecretaria, portavoz de gobierno e incluso, esta vez sí, joven ministra. Las edades de Tania dependen del contexto.


F.

No hay comentarios:

Publicar un comentario