viernes, 13 de marzo de 2015

MasqApts: Nódulo Materialista vs Bergoglio



La asociación nódulo materialista organizada en torno al materialismo filosófico de Gustavo Bueno (GB), convertida en guardiana de las esencias del sistema filosófico, está en campaña contra el podemismo:ideología de izquierda indefinida que el círculo de profesores de la Facultad de Políticas de Somosaguas. Este es un comentario que hice a un programa de podcast de Radio Materialista, que es afín a Nódulo Materialista.


Este es el peor programa hasta la fecha de Radio Materialista. Los "tertulianos" eso, en plan "tertuliano". Ni se han tomado la molestia en preparar el asunto: cuatro clichés, el tono epatante del nodulerismo imitando al "maestro" y arrea. Disfruto de los chascarrillos y exabruptos del "maestro" como el que más. Son cosas que el "maestro" se puede permitir porque ha construido un sistema filosófico y ha demostrado lo que tenía que demostrar; ahora, otra cosa es reírles las gracietas a los "discípulos" que, de momento, tienen mucho por demostrar, por no decir todo. El programa consiste en ridiculizar al nuevo Papa Francisco, burlas sobre la política comunicativa del papado, de sus posturas frente al islam, y críticas porque es un populista podemita. Está bien, se puede aguantar. Pero lo que me parece que no tiene un pase es que , al caer en esta cosa instrumental, propagandista antipodemos, se acabe haciendo trampas filosóficas. No se puede tomar un Papa, cuyo papado, aún breve y en desarrollo, no sabemos que resultados tendrá, y juzgarlo aisladamente, desconectándolo de su institución y de sus predecesores. Me parece que desde el filomat no se puede proceder al análisis del máximo representante de una institución milenaria desde esa perspectiva. El Papa Francisco está concatenado a sus predecesores y es producto de una línea que ha ido tomando la Iglesia desde el final del papado Wojtyla. No se puede venir con el cuento, digno del tertuliano radiofónico mañanero, de que si este Papa está peor o mejor "preparao" que el anterior. Porque el anterior, que estaba muy "preparao" (aunque cuando accedió al "cargo" no gustaba en la parroquia filomática por habermasiano), tuvo que renunciar a su apostolado (acontecimiento que no se había dado en siglos de Historia eclesial) porque no podía con lo que tenía encima. Así que al predecesor la "preparación" de poco le sirvió. La situación de debilidad de la Iglesia Católica no es consecuencia de una política populista que ahora vemos cómo se empieza a aplicar. ¿No será esta gravísima crisis en la que se encuentra la Iglesia producto de las tremendas "heridas" producidas por el enfrentamiento entre Catolicismo y Comunismo? Puede que , como cansinamente repite Robles López -además de las veces que se lo hemos escuchado al maestro, a el le gusta repetirlo muy a menudo-, el Papa no tenga las divisiones que Stalin exigía a Pío XII; pero el vaticano tiene un excelente servicio diplomático y una red parroquial que envuelve casi enteramente el mundo. Redes que puso a disposición del mundo anglosajón protestante en su lucha contra el comunismo, la famosa 3ª Roma, y que ayudaron a derribar el Gran Muro. Pero de esa batalla la Iglesia salió casi muerta. El Papado Wojtyla fue la entrega total, un acto de mamporrerismo, una abertura de piernas de la Santísima Madre Iglesia ante el protestantismo anglosajón. No podemos olvidar la sintonía de Wojtyla con la puritana Thatcher. De esa entrega, de la colaboración con el modelo del "Capitalismo popular" (la quintaesencia del puritanismo protestante) frente al comunismo, y obsesionados, ciegos, con la recuperación de la católica Polonia de las garras del comunismo, se entregó iberoamérica a las sectas neoliberales y protestantes, todo justificado también por el régimen cubano. El desastre ya se intuía en la última fase del papado Wojtyla: corrupción financiera en la iglesia, escándalos de carácter sexual, retroceso de la confesión en su plataforma histórica... Llega Ratzinger, perfil de Papa clásico, para hacer una limpia y reiniciar la institución: no puede, renuncia y deja un informe de desastres a su sucesor (es graciosísimo cuando Robles y Ongay usan la coletilla que el Papa "no se da cuenta", ¡anda ya, no se va a dar cuenta!) Ahora tenemos al Papa "populista", que es el perfil que necesita la institución, a ver si puede salvar los muebles, distancia con el mundo protestante anglosajón ( sólo hay que ver la recepción a la Jefa de la iglesia anglicana, Isabel II), limpia interna, perfil bajo par restaurar esturcturas, prudencia ante un islam desatado (que sospechosamente siempre converge con los intereses del protestantiso). Bien, pero que vale: Francisco podemita de mierda. Esto es el análisis del nodulerismo.

Fdez de la Felguera, editor de AptsFelguerinos