miércoles, 20 de enero de 2016

MasqApts: Pane quotidiano y calderaes de fabes

El pan nuestro de cada día...


Bajé a por el pan nuestro de cada día al despacho que hay cerca de casa. Pane quotidiano dicen en la bella Italia. Siempre hay que ir a comprar el pan y la leche del día, nada de congelados. Decía que iba a por el pan como hace cuarenta años iba el bueno de Umbral, cuando el diario El País y yo éramos tiernos niños de teta que hubiésemos hecho las delicias de los gráficos parlamentarios -pena que mamá no hubiese tenido el olfato político de la diputada Bescansa-, y como le ocurría a don Paco, te salen al encuentro en esta Felguera comentarios de todo tipo.

    -Eh Fdez, muy buenu el post del otru día sobre el titulau universitariu. Aquí el personal funciona como en tiempos de mi güela que-y preguntaben a una paisana “¿Maruxa tú cuantos fíos tienes?” y contestaba que dos y el capataz. Mucha titulitis y mucha gilipollez, Fdez.

Terrible enfermedad la titulitis. El interfecto osa poner en su tuiter que es economista. Al bueno de Gª Domínguez no se le conoce un paper, un ensayo o participación en entidad económica de renombre, pero se proclama a los cuatro vientos como economista. Tener una licenciatura en economía es como sacarse el permiso de vuelo en avioneta: puedes pilotar, pero de ahí a que te creas que tienes los conocimientos para llevar un airbus de quinientos pasajeros va un abismo. Los economistas se hacen con méritos académicos y participación en instituciones económicas de prestigio y no rellenando la biografía de un perfil de tuiter. Por ahí anda una entrevista en teleasturias con don Ricardo Pedreira que, éste sí, era economista: catedrático emérito de Contabilidad, inspector del Cuerpo Superior de Finanzas y expresidente del Tribunal Económico-Administrativo. Un historial (fabulosa la humildad y la poca importancia que se daba Pedreira, cuando es evidente que en los años 50´s y 60´s estuvo en los principales foros económicos internacionales).


Bastante diferente al del articulista Gª Domínguez, profesor de instituto hasta la curentena cuando -gracias a la amistad con Arcadi Espada- lo colocan de articulista en Libertad digital hablando de la cosa catalana (lo de que sabía de economía se lo descubrimos después del 2008, cuando se dio cuenta que ahí había un tema con el que rellenar columnas). Cuando me voy a cortar el pelo siempre con el peluquero con cortes en las tijeras. El guaje, con el título recién sacado, que se dedique a barrer, pero que a mí no me toque la cabeza.

En esto iba pensando cuando llegué al despacho de pan que estaba hasta los topes de personal masculino. Mucho paro y mucho prejubilao. Tiempos buenos de ir a por el pan eran los de Umbral con aquellos despachos hasta los topes de mujeres. Aún recuerdo cuando en los 80´s me quedaba me hacía el pachucho lo suficiente para evitar ir al colegio y, al tiempo quedarme en cama, era un gusto ir a los recaos y entrar en aquellas tiendas cargadas de mujerío. En el despacho, mientras Yoana la dependienta trajinaba ante la delectación de la feligresía masculina, el comentario era la última elucubración de Pablo Iglesisas que es el Fu Manchú hodierno.

    - Decía ayer Ávila que el que manda en la tele de los iraníes ye él, mano.

   -¡Qué coño va a mandar!- interrumpí porque ya veía yo que aquello iba hacia una conspiración mundial- Estarán usando la tele como medio de financiación, pero ahí PIT ye un mandau. ¡Vaya histories! Ésti Ávila..., oye campanes y no sabe dónde.

   -Pues escuhé yo el otru día en lo de Lozanitos que tien a la novia en el parlamento, a la ex, la Tania que ta de pan y moja (buen favor y hacía yo), y que encima tien herramienta en Portugal con una parlamentaria comunista. ¡Yo no sé que-y ven a esi esmirriau!

   -Tá mejor que tú con un cachu.


En to les cases cuecen fabes, y en le que más hablen ¡a calderaes!


Dijo Yoana que anda a todo.

   - Eso pasa por escuchar esos programas. Lozanitos que se dedique a llevar sus paquetes que bastante tien con lo suyo. Según su ex socio Vidal el enano de Teruel tiene a la querida, Ayanta Barilli la hija de Dragó, cobrando una pasta por un programa que no vale nada, enchufó al fíu en el digital de Pedro J y un retorteo de mujeres en esa radio que mete miedo. Anda, Yoanina, dame el pan que me voy retrasando y llego tarde a la tertulia de El Gaucho.

Estos de Libertad digital están buenso para hablar. En todas las casas cuecen fabes, pero en esa casa ¡a calderaes!

Fdez de la Felguera, Editor de AptsFelguerinos

No hay comentarios:

Publicar un comentario