viernes, 5 de febrero de 2016

MasqApts: Rajoy es el villano Silva



Hay una escena en la película Skyfall de la serie de James Bond, escena en la que se presenta por primera vez el villano -interpretado brillantemente por Javier Bardem- en el film, en la que se habla de un juego con ratas que me recordó un juego que me contaron que se hacía en la mina y es prácticamente igual. En una galería abandonada se coloca un bidón con la parte superior abierta del que pende un trozo de pan, queso u otro alimento, casi al borde de la boca del bidón, colgado de un cordel que se ata a las al techo de la galería (es fácil atarlo porque las galerías están entibadas para evitar desprendimientos por coronas y parrillas de hierro). El paso siguiente consistía en colocar una tablilla de madera haciendo equilibrio sobre el borde de la boca del bidón, la tablilla medía lo suficiente para casi ponerse a unos pocos centímetros bajo el cebo. En la mina el olor de la comida es muy penetrante y, rápidamente, las ratas acuden a él. Así que cuando veían el trozo de comida colgado sobre la boca del bidón y la tablilla en equilibrio simulando un paso fácil para acceder al cebo se lanzaban confiadamente por el camino marcado. El engaño se desvelaba cuando el bicho pasaba por la tablilla de madera y se vencía con su peso hacia el interior del bidón. La operación se repetía varias veces reuniendo unas cuantas ratas en el interior del bidón. El primer instinto de los animales era tratar de salir de la celada intentando subir las paredes del bidón. Una y otra vez el esfuerzo los iba alterando, volviéndolos cada vez más agresivos por la desesperación, y provocando que, unos día después, unas arremetiesen contra los otras en unas luchas feroces en las que se despedazaban y se devoraban.


En eso está Rajoy. Esa es la trampa que ha tendido con muchísima astucia al resto de los partidos políticos de la oposición. Primero ha quitado de escena el elemento que los unía como oposición: el rechazo al PP. Al no aceptar la propuesta de investidura a presidente del gobierno que le hizo el rey, ha cortado el único hilo que mantenía unida a la oposición, la solidaridad de todos los partidos en contra del suyo. Pero el segundo movimiento es aún más perverso: ofrecer, casi dejarles rozar con la yema de los dedos, el gobierno de la nación. Es imposible que una oposición tan dispar pueda ponerse de acuerdo para formar un gobierno, sería como mezclar agua y aceite, son corrientes políticas incompatibles entre sí. En un  principio puede parecer que todo se puede solucionar, que las posturas, a pesar de todo, se aproximarán, que se podrá llegar aun acuerdo. No será así. Ahora mismo sólo se habla de cuestiones personales, parece que el problema político del país se circunscribe a cuestiones de tipo psicológico, personal; parece que todo se reduce a si Rajoy y Sánchez se llevan bien, la actitud de Rivera o Iglesias. Pero no es una cuestión personal, hay dinámicas políticas que están por encima de las personas y una dinámica política es que el PSOE está partido y sus base nunca aceptarán un pacto con un partido como Podemos, que aspira sustituirle; otra dinámica es que Ciudadanos está prácticamente al borde de desaparición a medio plazo si no se consolida estas elecciones (y ese nerviosismo se nota en unos de sus representantes oficiosos, el articulista Gª Domínguez, tan seguido en esta página, que escribe una artículo que es un puro delirio: Podemos investirá a Sánchez, guiado por la deseperación); Podemos, no quiere elecciones porque internamente está roto, es un partido diseñado para la tv y que se fundamentaba en el liderazgo de Pablo Iglesias, hasta que Ada Colau consiguió la alcaldía de Barcelona y ha puesto en marcha un partido y, al mismo tiempo, discutiendo el liderazgo de Iglesias (y esto mientras se está a la espera de que Otegui salga en marzo de la cárcel par encabezar Bildu).



Un viejo político como Rajoy se sabe estas cosas al dedillo. Como sabe que lo que era debilidad en el PP, los 123 diputados como aval para formar gobierno, es una enorme fortaleza empleado como mayoría de bloqueo. Algunos iluso esperan que vengan los hombres de negro de Bruselas a resolver la formación de un gobierno sin Rajoy. Bastante problemas tiene la UE. Antes de salvara ningún político local,  es la propia UE la que está poniendo todos sus esfuerzos en salir de la complicada situación en la que está por la crisis de los refugiados, como bien escribía Monti el otro día en El País: Salvar Europa. Así que ya tenemos a todas las fuerzas metidas en el bidón, tratando de escalar las paredes logrando un acuerdo de gobierno casi imposible, y dándose un trastazo tras otro. Es cuestión de tiempo que se empiecen a enfrentar unas a otras al ser incapaces de llegar a un acuerdo y acaben –no sólo el PSOE- despedazándose. Mientras tanto Rajoy mira con cara de villano de peli los resultados de su movimiento maligno.



F.

No hay comentarios:

Publicar un comentario