jueves, 10 de marzo de 2016

Esa fea (y purpurada) burguesía



Pili y Clavero, Pravia y Mili son burgueses. Los burgueses resultan sustancias hermafroditas, danse por parejas; ella y él. Un hombre no puede encarnarse burgués si la esposa no sigue su parcialidad; una mujer no puede subsistir burguesa si su marido no se adscribe a la facción. En caso contrario, la contradicción adviene a la yunta y la zozobra señorea sus miembros.


En algunas ocasiones, Pili ocupaba un taburete junto al mostrador de una cafetería playera, encendía un cigarrillo, y, sin repar en el camarero, susurraba imprecisa, casi automáticamente, el nombre de una bebida actualísima. En su boca, el vocablo surgía como la palabra agua en los labios de un niño; diríase que el brebaje no había sido inventado ni fabricado; era elemento de la Tierra, condición del mundo. La mujer jamás dudaba, porque en su ánimo no existía posibilidad de elección; desde la eternidad, la petición estaba determinada en concordancia con los anuncios de la industria. Cierta vez una campesina solicitó el mismo refresco; la aldeana titubeó; después emitió claramente el sonido. Pili sonrió; acababa de constatar la ausencia de costumbre y calidad en la imitadora.



Éstos son los valores de Pili y Mili, de Clavero y de Pravia: primero, un salario alto y fijo; segundo, un automóvil; tercero, una vivienda confortable en un edificio diferenciado; cuarto, colegios sobresalientes para los hijos; quinto, veraneos en una playa concurrida; sexto, reuniones ligeras, a lo largo del año, con personas de su parcialidad; octavo, celebración de fiestas rituales: aniversario de bodas, cumpleaños; noveno, una casita de recreo. Fuera de ello, nada desean; tampoco necesitan Divinidad alguna.



Las más generales ideas de Pili pueden resumirse así: hay dos clases de seres, los que viven la actualidad y los que se hallan fuera de la actualidad.  Fuera de la actualidad se encuentran los que no son del día: los vencidos, los extravagantes, los proletarios. Quienes se hallan más acá de la actualidad nada significan en la conciencia de Pili; no son del año 1971[2016 en este caso] ni ningún otro año. 

Miguel Espinosa



Mesa de Redacción de AptsFelguerinos