lunes, 27 de febrero de 2017

Contracrónica: No sólo para caballeros...

      
   
          Ya me lo había dicho Velino en una ocasión hace años «Esther -nuestra Marquesona de Langreodice que eres antisocialista y un machista irredento». Tuve que consultar en el móvil qué coño significaba «irredento» (¿de dónde sacaría semejante palabro nuestro buen Veli?). Al final, después de dar varias vueltas y consultas en la güeb de la RAE  llegué a al conclusión de que sí, de que podía ser... Qué le iba a hacer, esta es una publicación para caballeros y no concuerda en exceso con la ideología dominante socialdemócrata que se está hundiendo en este primer tercio del siglo XXI.
     -¿No hay caballeros a los que les gusten más los caracoles que las ostras?- acota una feminista felguerina.
      Sí, aquí son bien recibidos todos los caballeros con independencia de los moluscos que gusten.
     -¿Entonces, esas fotos de señoras, tan machistas, de mujeres objeto medidas al peso de la carne sólo para heterosexuales?- me interpela de nuevo la crítica feminista de La Felguera.
       En Apts nunca se ha estigmatizado ninguna orientación sexual, pero las fotografías de orografías femeninas son una marca, un símbolo que identifica al lector de esta publicación y que hace entrar en juego con otros caballeros lectores. ¡Vaya usted a saber si la foto de una estupenda señora ha servido de arranque de un flert masculino!
     -¡Vamos, lo que me esperaba, entonces una publicación misógina!- Exclama visiblememte irritada.
     Nada de eso. Nosotros en Apts adoramos a la mujer. La veneramos. Pero en estos tiempos de crisis de la masculinidad hemos construido este pequeño reducto digital en el que rendir homenaje a nuestros abuelos. Es un lugar en el que hacemos de vez en cuando una croniquilla de los días que nos han tocado vivir, sin ninguna voluntad de laureles periodísticos, y remedamos una moral que ya no es la nuestra. En realidad, como dirían nuestros antepasados, somos hombres blandengues jugando a ser tipos duros escondidos detrás de caretas digitales. Pero en cuanto nos encontramos con una mujer ideológicamente puesta la día, nos lo hacemos en los pantalones.
      -¡Palabrería! Es necesario que en ese panfleto ridículo se escuche la voz de la mujer humillada y que se limpie de machunismo, que es lo que hay ahí. ¡Mucho machunismo!- Nos ordena la comisaria feminista.
     Somos conscientes de que el viejo concepto de caballerosidad, la cualidad de caballero, está muerta en el siglo XXI por anacrónica. Si una comisaria feminista nos para por La Felguera y nos pide -aunque sería mejor decir que nos exige u ordena- que se pueda ver el punto de vista feminista en esta publicación, nosotros acatamos y callamos.
     Nuestra favorita para enlazar un video sería Irantzu Varela (a la que adoramos en esta publicación); pero como queremos llevar la corrección política al límite, pondremos un video de Isa Calderón, que ademas de ser sobrina de Gregorio Peces Baraba e íntima de Pablo Bustinduy -errejonista destacado e hijo de ministra socialista-, es una bloguera de éxito catapultada por la Ser [Cómo no..]. Vamos, una pija con pedigrí.
    Cuelgo  una crítica furibunda a una película que es un mito para el editor de esta publicación: El gran Lebowsky. Una cinta que refleja fielmente lo que la posmodernidad hizo con el concepto decimonónico de caballerosiad. El nota es un caballero crepuscular, un antihéroe, luz y guía de muchos varones occidentales que veían perdidos ya para siempre los nortes de la masculinidad de sus ancestros. Las feministas lo odian. Bueno, aquí queda el peaje de esta humilde publicación, que ya no es sólo para caballeros...


Desempolvando el ibertren



La razón principal por la que lo hago (escribir un blog) es porque estoy convencido de que hacerse un sitio importante en Internet hoy es como haber abierto un periódico hace 100 años, también me gusta saber que miles de personas me leen cada día. Por lo general se suele infravalorar la influencia de gente muy seguida en Internet, yo sé (por los números) que a mi me lee en España cada día mucha más gente que a la mayoría de periodistas muy reconocidos. No me quejo, al contrario, considero que pasar por debajo del radar es siempre una ventaja. 
Greenshines



        Apts es como un ibertren de esos que te regalaban cuando eras crío. Había temporadas que te pasabas el día entero jugando con él y otras temporadas se quedaba meses criando polvo encima del armario hasta que te volvía a dar la fiebre.  A la mayoría de los que nos regalaron el ibertren de niños se nos escapó la ilusión definitivamente en la adolescencia. Pero algunos frikis convirtieron la afición infantil en un hobby adulto y casi  una forma de vida. Andan de aquí para allá con sus maquetas, máquinas y vagones a escala, gastándose la pasta en sus perennes sueños infantiles.
        Esto de los blogs es parecido. Yo dejo tirados por ahí estos Apts  hasta que me vuelve a dar la fiebre y me pongo sobre ellos como si a alguien le importase lo que opino. El otro día me preguntaron si tenía pensado publicar más Contracrónicas, no supe que contestar. Bueno, la contestación es la Contra que publico aquí. Yo estoy mucho más de acuerdo con el bloguero Greenshines, que cree que el blog y las güebs son el futuro, que con el periodista asturiano Tino Pertierra que piensa que para entender Asturias hay que leer La Nueva España. Así nos va. Yo seguiré publicando mis Contras en las que cuento cómo veo, La Felguera, Asturias, España y el mundo, que, por supuesto, ni mucho menos se parecen a las que nos cuentea LNE. Y entre contra y contra, con permiso de la comisaria feminista de La Felguera, también contaré algo del hombre que hay en mí.
     


F.

No hay comentarios:

Publicar un comentario