jueves, 2 de marzo de 2017

Repúblico Hispano: Zollverein hispano

hmc-mapa-hco-unificacion-de-alemania-el-zollverein

El Zollverein (o Unión Aduanera Alemana) consistió en la supresión de aranceles en una extensa región de la centro-Europa germana alrededor del Estado de Prusia. En su inicio en 1834 comprendía 25 estados y 26 millones de habitantes. El contexto de esta unión es el ambiente inestable de la Confederación Germánica de mediados del siglo XIX y en especial la fricción de este conglomerado de pequeños y medianos estados teutones y adyacentes situados alrededor de los dos polos atractores de esta región: Prusia y Austria. Con programas políticos antitéticos en la mente de cada una de estas potencias, Prusia a favor de una “Pequeña Alemania” que pivotase bajo su tutela y Austria de una “Gran Alemania” que debía contar con todo el bagaje del Imperio Austrohúngaro, surge este plan en principio económico que desembocaría en una futura unión política (el Norddeutscher Bund). Prusia da este paso en el inicio de una coyuntura económica favorable, que catapultará a la zona a una de las primeras posiciones entre las economías capitalistas del mundo, para acabar superando incluso a la locomotora e iniciadora de la revolución industrial, Inglaterra.
Esta unión aduanera sirve a Prusia para formar un verdadero Hinterland a su alrededor que posteriormente la igualará y provocará una realimentación entre los distintos estados, con un equilibrado contrapeso entre regiones agrícolas, mineras e industrializadas. Catalizador de este ascenso es, sin duda, el trazado del ferrocarril realizado alrededor de Prusia. Alejándose de itinerarios iniciales hacia Austria e Italia, se comienzan a reforzar trayectos de lo que posteriormente constituirá el mercado interior alemán. Esta transformación típica en el eje radial del espacio antropológico, acción realizada por el hombre sobre un contenido impersonal de su entorno, configura la capa basal de la sociedad política que se está formando en este área, sociedad política que se alcanzará junto con otros elementos, algunos de los más destacados son: la lengua común hablada por los estados que forman la unión, este elemento se encuadraría en el eje circular del espacio antropológico, y la religión, perteneciente al eje angular. Es importante también el factor del trazado ferroviario en cuanto, a la vez que realiza su labor constructiva de la sociedad política, impide y obstaculiza el correspondiente asentamiento del imperio austríaco en esta zona. Esto se puede apreciar en la tardía conexión entre las capitales del Zollverein prusiano y las distintas capitales del imperio Austrohúngaro. El siguiente paso a realizar tras el trazado ferroviario viene de manera consecuente con la institución de la moneda común que será el tálero de Prusia en detrimento del florín austríaco. Nuevas maniobras para dejar fuera de juego al rival austriaco serían, como repetidas veces ha ocurrido en la biocenosis europea con los pactos a dos para perjudicar a un tercero, la alianza de librecambio con Francia, contra la que Austria, definitivamente perdida la lucha por el control de la zona centroeuropea, únicamente puede protestar.


berlin_1848

El buen resultado de la unión aduanera promovida por Prusia y sus consecuencias, la más destacada sería la recomposición de una de las naciones canónicas europeas que se coloca como una de las primeras potencias mundiales a todos los niveles, despierta el intento de extrapolación de este modelo a otras regiones y países. Francia realiza un intento con Bélgica que no tiene éxito, y han sido estudiadas también las posibilidades de una Zollverein ibérico. Durante el siglo XIX España estudia la implantación de una unión aduanera con Portugal intentando remontar la situación de dos antiguas potencias que en ese momento ya están en decadencia y se hallan tuteladas por Inglaterra, en el caso de Portugal, y por Francia, en el caso de España. Aunque institucionalmente no se llegaron a dar pasos para estas medidas, sí que hay constancia de debates y estudios publicados en la prensa española con bastante asiduidad. Hay incluso un trabajo titulado Zollverein Hispano Americano de Arturo Llopis publicado el 15 de agosto de 1899. Obvio es resaltar que la propia Unión Europea es una unión política que parte de tratados económicos y comerciales (Benelux, Comunidad Europea del Carbón y del Acero) entre un grupo de países europeos que se acaba ampliando a mayores competencias y materias para finalizar en una pretendida unión política fuerte, que ahora se empieza a desmoronar, por cierto.

espanol-mapa

No es una idea nueva ni mucho menos, por tanto, la promoción de iniciativas de unión económica con una perspectiva futura de unión política entre países o estados de situación geográfica cercana o de parámetros lingüísticos, religiosos, étnicos similares (sin ser necesario que todas estas características estén presentes, ejemplo de ello es la propia Unión Europea). Menos aún existe novedad en el planteamiento de estas iniciativas en la región hispánica como ya se ha apuntado antes. Se abre quizá ahora la oportunidad que no se dio en anteriores circunstancias para una unión aduanera o de otro ámbito entre España e Hispanoamérica, ya que como se ha explicado en otros artículos de esta revista existe un repliegue del bloque anglosajón, y puede haber hueco para la expansión de otras placas complementarias a la que ahora deja espacio. Esta iniciativa implicaría una transformación semejante de la capa basal, aunque presentando algunas diferencias. No sería la construcción de vías férreas y ferrocarriles esta vez, sino los trabajos de instalación de cables submarinos de comunicaciones, instalaciones que, paralelamente a lo que indicábamos más arriba con el ejemplo del Zollverein, servirían para potenciar la unión de la región que realiza su construcción y, a su vez, se enfrentaría a las otras regiones poseedoras de trazados de cables que existen en el mundo (un ejemplo de esto se puede apreciar en la iniciativa de China para realizar su propia red de internet, aislada de la realizada por los EEUU, y con la que controla con mano de hierro su región en el aspecto de las comunicaciones online), detalle que también se ha tratado en este blog. Aunque la cercanía geográfica no existe entre España e Hispanoamérica, sí que se dan los requisitos de una misma lengua, un mismo origen étnico por la mezcla de razas y el modo de entender el mundo derivado de tener en origen una misma religión.

Otón F. Iglesias, miembro del foro Repúblico Hispano

No hay comentarios:

Publicar un comentario